Los monumentos suelen construirse en piedra o bronce pero existe una forma sorprendente de rendir homenaje a una causa: plantar arboles. Aunque no son eternos, son un legado vivo que crecerá más grande y más fuerte año tras año. Descubre 8 monumentos realizados con árboles, dos de ellos muy polémicos.

Oda a Italia

Un pequeño bosque de pinos con la forma de la bella Italia se alza sobre la ladera de los Apeninos italianos junto a Castelluccio en la región de  Umbria. Los pinos fueron plantados en el año 1961 con motivo del 100 aniversario de la unificación de Italia.

El bosque de Minnesota

En el interior del orgulloso condado de Lake of the Woods hay un pequeño bosque con la forma del Estado de Minnesota al que pertenece. Fue creado por el ingeniero Bill Lockner, de la división de ciencias forestales, en la década de 1990 cuando se le ordenó deforestar la zona para aprovechar la madera. Con la ayuda de una brújula, Lockner trazó el contorno del estado creando este curioso homenaje a su tierra. 


Fruto del amor 

Cerca de Wickwar, al sur de Gloucestershire, Inglaterra hay una impresionante arboleda de robles en cuyo centro se sitúa una gran planicie en forma de corazón. 

El bosque fue plantado por el agricultor, Winton Howews, en homenaje a su esposa fallecida en 1995 por paro cardíaco. Howes dibujó el pico del corazón apuntando hacia el lugar en que conoció a su mujer y después plantó robles a su alrededor. 

Este precioso homenaje fue un secreto familiar hasta que un piloto de aeroplano destapó la historia al tomar una fotografía aérea de la zona. 

El bosque de la música

Fue plantado por el granjero Pedro Martín Ureta en 1979, cerca de la ciudad de Laboulaye, La Pampa, Argentina. Es también un pequeño homenaje de amor a su difunta esposa y el cariño que ella sentía por este instrumento y su música.

La guitarra mide un kilometro de largo y se ha convertido en una especie de atracción para pilotos, pasajeros y paracaidistas.

Tributo a Mussolini

Llegamos al primero de los monumentos polémicos y es que sobre la ladera de una montaña junto a la localidad de Antrodoco, provincia de Rieti, Italia, más de 20.000 arboles forman la palabra “DVX”. Esta nomenclatura se deriva de la palabra latina Duce, que significa líder, título que Benito Mussolini adoptó para sí durante su dictadura. 

Los arboles fueron plantados en su honor en 1939 y aún hoy pueden contemplarse desde la carretera. 

Studebaker

En 1937, el fabricante de automóviles Studebaker plantó 8.000 pinos en Bendix Woods Park, a las afueras del Condado de South Bend, Indiana. La empresa fue finiquitada hace mucho pero su pequeño bosque continúa limpiando el aire de las emisiones que un día vertieron sus motores. Hoy es uno de los puntos de interés histórico de la zona.

Luecke

La granja familiar Luecke a las afueras de Austin, Texas también quiso dejar huella en mundo y por ello creó este gigantesco bosque con el nombre de su patriarca y fundador.

La esvástica nazi

En 1938, simpatizantes del partido nazi plantaron una gigantesca esvástica de alerces dentro de un gran pinar a 60 kilómetros de Berlin. El dibujo permaneció oculto a la vista de todos hasta la década de 1990 cuando unas imágenes por satélite captaron la zona en otoño. 

Esto fue posible gracias a un ingenioso recurso. Debido a que los alerces son arboles de hoja caduca, estos logran camuflarse con los pinos hasta el otoño; momento en el que sus hojas cambiaban de color y la esvástica aparecía. 

El perverso monumento fue destruido a mediados de los 90, aunque volvió a brotar. No fue hasta el año 2000 que el gobierno alemán logró eliminarlo totalmente, eso sí, replantando otros arboles en su lugar. 

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
http://www.amusingplanet.com/2016/10/8-living-memorials-shaped-out-of-trees.html