El néctar dorado de los dioses, oro líquido o zumo de cebada. Muchos nombres para una bebida universalmente conocida y apreciada. La cerveza es mucho más que una simple bebida refrescante. Existe toda una cultura alrededor de este manjar líquido que, dicho sea de paso, es muy sano, si se consume con moderación.

Existen infinidad de tipos diferentes de cervezas: tostadas, de trigo, de cebada e incluso de fresa. Hay tantas que seguro que alguna de sus variantes os gusta. De hecho, en mis años de universidad, tuve un compañero de piso que era hiperfan de esta bebida. Tenía su habitación plagada de botellas de un montón de marcas y lugares del mundo. Porque esa es otra cosa, como realmente sabe bien la cerveza es en botella de cristal. 

No me preguntéis por qué, pero 2 cervezas de la misma marca saben distinto, si una viene embotellada y la otra en lata.  El inconveniente de las botellas es que a veces no disponemos de un abridor cerca, pero eso ya no será un problema porque hoy os traemos 8 trucos que pondrán solución a este, y a otros 7 problemas cerveciles más.

1- Hacer un abridor con una hoja de papel

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.47.03

Si, el papel sirve para mucho más que para hacer avioncitos. Tan solo necesitas un folio normal, doblado por la mitad varias veces, hasta que tome un grosor consistente.

Así se debe de quedar la hoja

Así es como debe quedar la hoja

Cuando lo tengas, solo tienes que sujetar la botella fuertemente por el cuello, y hacer palanca con la chapa. Verás como se abre sin necesidad de mucho esfuerzo.

2- Abrir una botella con un mechero

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.50.02

Este truco es todavía más fácil que el anterior. Utiliza el mechero y la botella de la misma forma que se ve en la imagen. Solo tienes que hacer palanca con la parte de abajo del mechero contra tu dedo y listo, ya tienes la botella abierta.

Advertencia: Si le tienes mucho cariño al mechero es mejor que no utilices este método, ya que, con el uso, es bastante probable que se arañe.

3- Enfriar una cerveza más rápidamente

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.52.50

Un método sencillo, pero realmente efectivo. Rodea tu botellín o lata con un trozo de papel absorbente mojado. Luego introduce la botella en el frigorífico o el congelador. Al encontrarse envuelta en papel húmedo, el frío se distribuye mucho más rápido. No se va a enfriar en 10 minutos, pero sí en la mitad de tiempo que sin papel. Este truco lo puedes usar con cualquier tipo de refresco.

4- Truco para no confundir tu cerveza con la de los demás

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.53.46

¿Cuántas veces has dejado tu cerveza en una mesa, y al ir a cogerla de nuevo había 3 ó 4 más alrededor? Esto es algo muy típico de las fiestas y, a no ser que cada uno bebamos una marca distinta, nunca sabes si te estás bebiendo, o no, las babas de otra persona. Para solucionar esto, solo necesitas unas cuantas gomas de colores que pondrás alrededor de tu botella. Así no habrá posibilidad de error.

Advertencia: Este truco es altamente ineficaz para personas daltónicas y para las que van por su 5ª cerveza. En este caso, es probable que te de igual el color de la goma, la botella o si estás bebiendo una cerveza o el agua de un florero.

5- Mantener la jarra de cerveza fría durante más tiempo

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.54.22

Podrías echarle cubitos de hielo, o meterla y sacarla de la nevera cada vez que vayáis a serviros, pero como estas soluciones no son muy apropiadas, lo mejor es que sigas nuestro consejo. Coge un vaso de plástico e introduce en él unos cuantos hielos. Ahora introduce el vaso en la jarra, de modo que no se hunda. Podrás mantener tu cerveza fría y evitarás que quede aguada cuando el hielo se derrita.

6- Otra forma de mantener fría la cerveza

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.55.15

A mi este método me encanta. Es fantástico por su sencillez. Fabrica tus propios cubitos de hielo con cerveza. Tan sencillo como llenar una cubitera y meterla después al congelador. Si lo que quieres es innovar aún más, puedes hacer los cubitos con limón, zumo de manzana, naranja o el líquido que prefieras. De esta forma, conforme se vayan derritiendo los hielos, ira adquiriendo un poco de sabor.

7- Cómo enfriar tus bebidas aún más rápido

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.56.49

Se puede dar el caso de que unos amigos se han presentado de improviso en tu casa y no tienes cerveza fresca que ofrecerles. No pasa nada, para solucionar estas eventualidades ya estamos nosotros. Introduce las cervezas en un cubo con hielo, un poco de agua, un puñado de sal y remuévelo todo. La reacción del agua salada con el hielo provocará que el frío se dispare rápidamente, enfriando las bebidas en el proceso.

8- La mejor forma de apilar tus cervezas en la nevera

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 11.57.35

Lamentablemente, la mayoría de las botellas y latas de cerveza son de sección redonda. Esto hace que si las colocamos horizontalmente en nuestra nevera, no paren de rodar de un sitio para otro. Hasta que inventen las latas cuadradas o las botellas triangulares, tenemos un truco sencillo que te facilitará la tarea de apilar esta bebida en tu frigorífico.

trucos para los muy cerveceros

Coloca una pinza de papelería en la bandeja de tu frigorífico de la siguiente manera. Asegúrate de que sea lo suficientemente grande para que no se cuele entre las rejillas. Ahora esta pinza hará de tope y podrás colocar tus cervezas de la manera que mejor te parezca, sin que rueden a cada momento.

Muchos de estos trucos, si queréis podéis utilizarlos para otro tipo de bebidas. ¿Conoces algún otro truco similar que no hayamos puesto aquí? Compártelo con nosotros y todos los lectores en el foro.

Fuente: FOODBEAST

Publicado en Hogar