9 cosas que las personas que padecen “enfermedades invisibles” quieren que sepas

Enlace patrocinado
por Ana Hache
el 25/10/2016 en Salud

Existen tanto afecciones físicas como mentales que, aunque no puedan verse, son problemas reales con los que las personas que los padecen tienen que lidiar todos los días.

Sin embargo, en la sociedad actual, la poca atención que se le da a ciertos aspectos de la salud y el menosprecio a problemas ajenos hace que mucha gente piense que estas personas mienten.

Tal es el punto de desconocimiento y no aceptación, que muchas veces los afectados se sienten culpables, viéndose expuestos a expresiones del tipo “no puede ser para tanto”, “qué vago” o “eres un poco exagerado”.

1.- Es un problema real

enfermedades-invisibles3

El hecho de que no se puedan ver no significa que no estén ahí. Existen muchas enfermedades físicas y mentales que están más presentes de lo que creemos, y es muy habitual que se trate de trastornos que llegan a controlar la vida de quienes los padecen.

2.- Se aprende a no hablar de ello

Existen una tendencia extendida a no hablar de las enfermedades invisibles. Suele dominarnos el miedo a que no nos crean, a enfrentarnos a frases condescendientes o a respuestas inútiles. Sin contar con el hecho de que existen muchas posibilidades de que nos digan que todo está en nuestra cabeza.

3.- Se llega a sentir culpa por estar enfermo

enfermedades-invisibles2

Los comentarios no ayudan cuando en muchas ocasiones inducen a sentir culpa. Nos sentimos culpables, pero en realidad es también falta de agallas para enfrentarnos a nuestra situación debido a todas las veces que hemos oído eso de “hay gente peor que tú”. Creer que no merecemos quejarnos también es una forma de sentir culpabilidad, y eso no es para nada correcto.

4.- Es difícil encontrar un tratamiento

Estos problemas no solo se reducen a nuestro círculo, sino que el personal sanitario también suele desconfiar. Una de las causas es que una enfermedad invisible no es tan fácil de detectar como cuando alguien tiene un resfriado.

A veces pasamos mucho tiempo buscando ayuda antes de que alguien nos escuche realmente o se acerque a nosotros, e incluso hasta que algún médico o psiquiatra nos da un diagnóstico.

5.- Se siente la necesidad de entrar en detalles y explicaciones sobre la enfermedad

Debido al poco entendimiento que se recibe, se suelen dar más explicaciones. Por eso es normal sentir que tenemos que convencer de que estamos enfermos para que la gente llegue a creernos. ¿Por qué? Porque sin los detalles y solo con una breve descripción general se reciben esos comentarios condescendientes que te hacen sentir culpable o débil.

6.- Se puede sentir soledad y aislamiento

enfermedades-invisibles4

Cuando sentimos que no tenemos nadie con quien hablar acabamos sintiéndonos muy solos o aislados. Sobre todo si pensamos que nadie nos llega a entender del todo, ni amigos o familiares, ni tampoco profesionales de la medicina.

De este modo, muchos enfermos sienten que es inútil buscar ayuda, lo que acaba haciendo que crean también que no hay nadie a quien acudir.

7.- Queremos que no nos cuestionen o juzguen

Nunca vamos a cuestionar a un amigo que nos dice que ha estado vomitando si hemos oído los ruidos en el baño. El problema llega cuando enfermedades que no son visibles no conllevan tampoco signos evidentes. En esta línea, no deberíamos tampoco cuestionar, por ejemplo, al amigo que nos dice que tiene cólicos abdominales severos debido a los síntomas de su enfermedad simplemente porque no hay signos físicos que lo prueben.

8.- Se necesita a alguien que esté dispuesto a escuchar

enfermedades-invisibles1

No solo oír, sino escuchar de verdad. No sirven de mucho las respuestas que buscan salir del paso; muchas de ellas incluso empeoran la situación. Es más sencillo que todo eso, solo hace falta alguien que esté ahí cuando le necesitan.

9.- Más conciencia para las enfermedades invisibles

Romper el estigma sobre temas tabú hace que realmente se avance. El objetivo sería llegar al punto en el que se pueda hablar con normalidad acerca de estas enfermedades sin sentirse culpable o estúpido por ello.

Esta concienciación debería llegar también a los hospitales y centros de salud, donde muchos de los médicos siguen moviendo la cabeza de manera despectiva cuando se acude sin una evidencia física que refleje el problema.

Fuente: Metro

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más