¿Te has fijado que algunos compañeros de trabajo son capaces de completar sus tareas mucho antes qué tú? ¿Cómo puede ser? ¿Tiene menos carga laboral o es que tu rendimiento es menor? Aunque todos somos diferentes, según los expertos, es más importante la forma de aprovechar el tiempo que nuestras capacidades.

El inicio de una jornada laboral, en concreto la primera hora de trabajo, es el momento de mayor productividad del día y una excelente palanca para poner en marcha una jornada de órdago. Sin embargo, muchas personas la aprovechan para “arrancar” con tareas nimias como leer, desayunar, contestar el email…

Saber cómo aprovecharla puede marcar la diferencia y por ello te vamos a desgranar 9 estupendos consejos para ser más productivo en la primera hora de trabajo.

Toma el desayuno antes de ir a trabajar

primera hora oficina 1

No esperes a llegar a la oficina para tomar un mísero yogurt o un bollo y un café. El cuerpo humano necesita combustible y tras 8 horas de sueño sin alimentarse necesita su dosis.

Además, desayunar delante del ordenador nos invita a curiosear, consultar las redes sociales y blogs, haciendo que desperdiciemos casi por completo la primera hora de trabajo.

Dedica tiempo al desayuno y a tu bienestar y come en casa, no lleva mucho tiempo e incluso puede prepararse por la noche. Combina hidratos de carbono de asimilación lenta y proteínas y verás qué gran mañana tienes en el trabajo.

Organiza tu lista de tareas a largo plazo

primera hora oficina 2

La mayoría de las personas organizan su lista de tareas con las más fáciles e inmediatas en primer lugar, una forma sencilla de comenzar a completarla. Pero este sistema solo ayuda a tu autoestima, no a tu productividad.

Coloca las tareas importantes y a largo plazo en primer lugar, para leerlas con asiduidad y pensar a largo plazo. Después, coloca las tareas que van a ayudarte a conseguirlas.

Recuerda que una tarea debe ser medible, alcanzable y realista, además de tener un calendario claro de vencimiento. Su único sentido es completarse y desaparecer de tu lista, así que ¡a por ellas!

Establece un temporizador

primera hora oficina 3
Trocear la jornada laboral y estimar por bloques tus cometidos es una buena manera de mantener un equilibrio entre todas tus responsabilidades. Planifica y cronometra tus bloques de tareas y no olvides planificar y, sobre todo, acotar los descansos.

Los bloques de 20 minutos son estupendos para comenzar, y los de 50 son lo ideal. Descansa 5 minutos y aléjate del ordenador para no dispersarte con las redes sociales.

Cronometra tus bloques usando un reloj normal o un temporizador de cocina y evitarás las distracciones del móvil.

Comienza por la tarea más dura

primera hora oficina 4
Es siempre la más temida y la que vamos posponiendo para bien entrada la mañana. ¡Cómo si fuera a desaparecer o pudiéramos evitarla!

Empieza por la tarea más dura cuando más y mejor energía tienes, la terminarás en menos tiempo y ya solo tendrás por delante una jornada sin presiones ni angustias.

Recuerda que la tarea más dura no siempre es la más difícil, sino la que menos nos gusta y más se nos atraganta.

Desactiva las notificaciones

primera hora oficina 5
Desde que los smartphones nos acompañan a todos sitios, nuestra productividad ha caído en picado. Los seres humanos creemos que somos multitarea, pero aunque podamos hacer dos cosas a la vez, las pruebas demuestran que el tiempo de ejecución de ambas crece, mientras que la calidad del trabajo baja.

Desconectar las notificaciones o apagar directamente el teléfono reducirá las interrupciones y nos ayudará a ser más productivos. Un gesto que no cuesta nada pero que tiene un impacto increíble.

No tomes café (todavía)

primera hora oficina 6
La cafeína es un magnífico aliado para obtener un poco de energía extra, pero espera a necesitarla realmente. Si tomas café por norma, cuando su efecto pase sentirás una bajada en tu productividad y estado de ánimo.

Retrasar la hora de tomar café hasta el momento en que nos sintamos más bajos de energía, merecerá la pena.

Usa auriculares

primera hora oficina 7
Si no usas auriculares durante tu jornada laboral, debes empezar a hacerlo de inmediato. Por dos razones, una porque nos aíslan del ruido de la oficina y nos ayudan a concentrarnos. Y dos, porque cuando vemos a alguien usando auriculares, preferimos no interrumpirlo si no es importante.

Ni siquiera hace falta escuchar música, puedes colocarlos apagados y surten el mismo efecto. También existen listas de ruido blanco, música creativa, de concentración…

Anímate contantemente

primera hora oficina 8
La mente es muy inocente y mantiene un diálogo contante en nuestro interior. Debes saber que, si le lanzas mensajes de pesadumbre y desánimo, te creerá.

Mantener una actitud mental positiva, convencerse de que vas a tener una gran jornada, visualizarte completando tus tareas y saliendo satisfecho del trabajo no sólo te animarán, sino que mejorará tu autoestima y motivación. ¡Pruébalo!

Aprovecha para sacar las tareas o trabajos creativo adelante

primera hora oficina 9

A primera hora de la mañana, nuestra corteza prefrontal, es decir la parte del cerebro encargada del pensamiento lógico, se encuentra más inhibida, por eso nos cuesta empezar por tareas deductivas. Convierte este inconveniente en una oportunidad, ya que esto significa que nuestra mente está más predispuesta a soñar y trabajar con ideas abstractas y creativas a primera hora. 

Incluso si te sientes con menos energía, a primera hora el cerebro es capaz de llegar a soluciones e ideas que, de otra forma, no tendría.

Fuente: rd.com

Publicado en Salud