Hace no mucho leí un artículo sobre cómo el correo electrónico vuelve menos productivas a las personas. Sin embargo, el mal uso del email solo es la punta del iceberg. A continuación 9 acciones que inmediatamente puedes poner en práctica para aumentar tu productividad: 

1. Evita reuniones que no tienen temario
Una reunión productiva es aquella a la que, en primer lugar, las personas saben para qué se están reuniendo. Un temario provee foco y propósito, que evitará conversaciones no trascendentes que derivarán en pérdida de tiempo (tuyo y del resto).

2. No respondas llamados de números desconocidos
A no ser que trabajes en televentas o atención al cliente, no hay razón por la cual debieras responder una llamada de alguien que no sabes quién es. Después de todo, ¿cuándo fue la última vez que respondiste una llamada de un desconocido que resultó ser realmente importante? Mi recomendación es que actives el buzón de voz de tu celular. Si la llamada es importante te dejarán mensaje, de lo contrario has salvado valiosos minutos.

3. Programa reglas en tu correo electrónico
Estar cambiando tu concentración entre mensajes que no tienen relación entre sí consume tiempo y energía, La mayoría de los programas y aplicaciones permiten agrupar los diferentes tipos de correo en carpetas, donde podrás revisarlos y responderlos en lote, manteniendo tu foco en lo importante para ese momento.

4. Desactiva el aviso de correo electrónico y mensajes de texto
Cuando requieras realizar una tarea creativa o analizar información compleja, lo que menos necesitas es que tu computador o teléfono estén sonando para llamar tu atención. Estoy seguro que, sea lo sea, puede esperar a que termines lo que estás haciendo.

5. Deja la vida social para después del trabajo
Para muchas personas, el día laboral consiste en continuos “¿tomemos un café?”. Viven buscando personas con las cuales reunirse para “hablar de negocios”, pero en realidad lo que quieren es simplemente conversar. No permitas que estos ladrones de tiempo te embauquen. Simplemente di que no; ponte firme si es necesario.

6. Recarga tu cuerpo con combustible de buena calidad
Tu nivel de energía depende de lo que comes, y tu nivel de energía determina qué tan productivo puedes ser. La comida pesada requiere de mucha energía para digerirla, disminuyendo lo que queda disponible para tus tareas. Por otro lado, los alimentos con azúcar proveen un rápido impulso energético, pero al poco rato tendrás un bajón que te dejará en peor condición que al comienzo, lo que te lleva a necesitar cada vez más y más azúcar.

7. Estira tu cuerpo cada una hora
El cuerpo humano no está diseñado para estar sentado o inmóvil durante horas. Hacerlo, provoca dolores y malestares que consumen energía a medida que tu cuerpo trata de sanarse y adaptarse a esta condición no natural. ¡Así que levántate y muévete! Usa una alarma si es que es necesario.

8. Decide rápido
Muchas personas pierden una increíble cantidad de tiempo obsesionados con tener todo bajo control antes de decidir. Sin embargo, siempre será mejor una “decisión lo suficientemente buena” tomada rápidamente, que una “decisión perfecta” que no llega oportunamente, o lo que es peor, jamás llega.

9. Desconéctate totalmente por al menos 12 horas diariamente
Si pretendes aumentar tu productividad quitando horas a tu tiempo de dormir, descanso o alimentación, estás cometiendo un grave error por desconocer cómo funciona el cuerpo y la mente. Estar siempre disponible es una ruta segura hacia el estrés, malas decisiones, bajo nivel de concentración, mala capacidad de raciocinio, y enfermedades. ¡Regálate un descanso! Lo mereces.

 

Publicado en Cultura y ocio