Puede que el personaje de Indiana Jones haya exagerado un poco la profesión de arqueólogo, pero realmente sí que visten como el profesor Alan Grant de Jurassic Park y viajan por todo el mundo en busca de reliquias capaces de despejar el polvo del pasado.

A continuación, os dejamos 10 recordatorios sobre por qué la arqueología es una de las profesiones más maravillosas que existen:

1.- Ese momento en el que se descubrió que las famosas cabezas de la Isla de Pascua tenían cuerpo

En la actualidad quedan más de 1.000 moái, o figuras humanas monolíticas, talladas por los Rapa Nui entre los años 1250 y 1500 en la isla de Pascua. Gracias a las excavaciones recientes, ahora se cree que no han sido enterrados por el hombre, sino por la naturaleza y la erosión.

Si queréis saber más, hace tiempos hicimos un artículo en profundidad sobre el tema.

2.- Los arqueólogos pudieron demostrar que nuestros antepasados eran más bling que los amantes del hip hop actual

Además de sus increíbles logros en arquitectura, astronomía y matemáticas, los mayas también hicieron pequeñas incursiones en el mundo de la odontología cosmética. Esta civilización acudía frecuentemente al “dentista”, pero no para hacerse limpiezas o empastarse una muela, sino para que les decoraran sus dientes con piedras preciosas, sin importar a la clase social a la que perteneciesen.

Hace tiempo os contábamos cómo lo hacían. Podéis echar un vistazo aquí.

3.- Escanear una estatua de Buda de 1000 años de antigüedad y descubrir que en realidad es una momia

Obtenida en una subasta en 1997 por un coleccionista holandés, esta estatua de 1000 años de antigüedad escondía los restos de un monje budista en su interior. Según los miembros de Universidad de Utrecht, donde se envió la estatua para ser revisada y datada a través de la prueba del carbono 14, los indicios señalan que los restos podrían pertenecer al maestro Liu Quan, un importante miembro de la Escuela China de Meditación.

Si quieres saber más sobre este insólito descubrimiento, hace tiempo elaboramos un artículo donde te contábamos todos los datos en profundidad.

4.- Hacernos apreciar lo fácil que lo tenemos hoy

Encontrada en Irak en 1927, esta tablilla de arcilla babilónica fue realmente una reclamación a un servicio de atención al cliente interpuesta alrededor del 1750 a.C. Después de ver que para poner una queja tenían que tallarla en una tablilla, ¿seguís pensando que lidiar con los servicios de atención al cliente es un asunto engorroso?

5.- Descubrir “antiguos prototipos” de la tecnología moderna

Se cree que este objeto tiene alrededor de 2000 años de antigüedad. Este frasco fue encontrado a las afueras de Bagdad y se compone de una vasija de barro con un tapón fabricado de asfalto. También cuenta con un cilindro de cobre y una vara de hierro que sobresale, la cual se especula que en su momento pudo estar recubierta de plomo.

En el año 1939, el arqueólogo alemán Wilhelm König quiso comprobar de si se trataba de una pila eléctrica. Para ello introdujo en su interior un electrolito (vinagre, por ejemplo) y lo conectó a una lámpara. Para su sorpresa, esta encendió débilmente. El informe oficial que se redactó después describía el funcionamiento de este objeto como el de una pila eléctrica moderna.

6.- Llevar a cabo excavaciones atrevidas en las profundidades

Ciudades bajo el mar

Nos sorprendería saber la cantidad de ciudades que hoy en día yacen debajo del mar, porque en su momento no pudieron ganarle la batalla a los mares y océanos. Si en tierra firme aún conservamos muchos yacimientos sorprendentes, sin lugar a dudas los que se encuentran en las profundidades marinas son aún más espectaculares.

Franck Goddio, pionero de la arqueología subacuática moderna, ha dedicado varios años de su carrera a compartir con el mundo maravillas del antiguo Egipto sepultadas en la profundidades del mar, pertenecientes a ciudades como Alejandría, Heraclión y Canopus.

Si os gusta la arqueología subacuática, aquí tienes 7 ciudades de la antigüedad que hoy descansan bajo el mar.

Túneles que se extienden a lo largo de toda Europa, desde Escocia a Turquía

Si bien es cierto que ninguna explicación sobre su cometido original es completamente satisfactoria, hay pruebas de radiocarbono realizadas sobre material orgánico encontrado en los túneles que los datan entre el 950 y 1050 d.C. Por lo tanto, decir que provienen de la Edad de Piedra, tal y como se apuntó en un principio, es totalmente erróneo y exagerado. Sin embargo, es un tema fascinante que sigue escondiendo muchas incógnitas.

7.- Hallar maravillosos tesoros

Esta tumba fue encontrada en la Necrópolis de Varna, un yacimiento arqueológico localizado en Varna, Bulgaria. Datado entre el 4.600 – 4.200 a.C., muchos expertos señalan que aquí se esconde la cuna de la civilización europea, así como el primer oro más trabajado del mundo. Prueba de ello es la sepultura 43, que alberga un varón entre 40 y 50 años. En ella se encontró un total de 990 piezas de oro, labradas en forma de brazaletes, collares, anillos, etc.

Este es otro caso, un hermoso mosaico griego encontrado en Turquía que podría tener más de 2000 años de antigüedad. Si quieres conocer este sorprendente hallazgo en profundidad, pincha aquí.

8.- El sueño de encontrar otro Tutankamón

El sello intacto en el tercer santuario de Tutankamón, 1924, por Harry Burton.

Howard Carter Mirando a través de las puertas abiertas del segundo santuario de Tutankamón en 1924.

Cámara del tesoro de Tutankamón, donde podemos ver al chacal custodiando el santuario dorado que contiene los vasos cánopos que guardaban las vísceras del faraón.

Howard Carten en la tumba del rey Tutankamón. Fotografías tomadas por Harry Burton.

¿A qué arqueólogo no le gustaría hacer un hallazgo como el de Howard Carter? Si queréis ver más fotos, aquí tenéis 21 impresionantes fotografías a color del descubrimiento de la tumba de Tutankamón.

9.- Sus hallazgos son capaces de restaurar la fe en la humanidad

En 1972 fueron descubiertos en Hasanlu los restos de una pareja que aparecen besándose entre sí antes de morir, como simbolizando que el amor es eterno. Se calcula que Los Amantes, que así es como se les conoce popularmente, debieron morir alrededor del 800 a.C.

Vía: messynessychic, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Ciencia