La rutina puede llegar a ser agotadora. Normalmente no nos queda tiempo para tomar aliento entre nuestros quehaceres cotidianos, teniendo que estar pendientes de un montón de cosas: trabajo, familia, amigos, facturas y cualquier otro contratiempo de última hora. ¿Os suena verdad?

Y es que al final, todo este ajetreo queda reflejado en nuestro rostro en forma de arrugas, manchas y falta de brillo. Después de todo, dicen que la cara es el espejo del alma.

Por eso mucha gente gasta cantidades astronómicas de dinero en cremas y tratamientos de belleza, a fin de ocultar el imparable avance del envejecimiento, así como los signos de cansancio y agotamiento.

Hoy queríamos compartir con vosotros 9 recetas caseras de mascarillas faciales, para las que no tendréis que gastaros ni un céntimo, ya que seguramente la mayor parte de vuestros ingredientes se encuentren en vuestra propia cocina.

Lo primero que debéis saber es el tipo de piel que tenéis -seca, grasa o mixta- y después elegid la mascarilla que más se ajuste a vuestras necesidades, pues sus efectos son diferentes.

1. Mascarilla de plátano

mascarillas_1
¿Quién necesita botox cuando tenemos plátanos en la cocina?. Así es, el plátano hidratará y suavizará nuestra piel. Tritura un plátano maduro de tamaño medio para formar una pasta suave. Después aplícatelo en la cara y en el cuello y deja reposar durante 15 o 20 minutos. Transcurrido el tiempo, enjuágate bien la cara con agua fría.

Otra receta muy popular para la mascarilla de plátano se obtiene haciendo una pasta con 1/4 de yogur natural, 2 cucharadas de miel y un plátano mediano.

2. Mascarilla de vinagre

mascarillas_2
Me encanta el vinagre, principalmente por la cantidad de usos que podemos darle. Al parecer también es un tónico ideal para la cara, un uso que se remonta a la época de Helena de Troya. Después de lavarnos la cara, mezclar 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana con 2 tazas de agua con el que haremos un enjuague final para limpiar y estirar la piel.

También podéis crear una máscara facial mezclando 1/4 de taza de vinagre de sidra de manzana con 1/4 de taza de agua. Después aplicar la solución en la cara y dejar secar.

3. Mascarilla de leche

mascarillas_3
Mezcla 1/4 de taza de leche en polvo con el agua suficiente para formar una pasta espesa. Después solo hay que aplicarla en la cara y dejar secar completamente. Una vez seca, nos enjuagamos el rostro con agua fría y notaremos nuestra piel más fresca y rejuvenecida.

4. Mascarilla de avena

mascarillas_4
Si lo que estáis buscando es una mascarilla con efectos instantáneos, la harina de avena podría ser vuestra solución. Para ello, combinamos 1/2 taza de agua caliente, que no hirviendo, y 1/3 de harina de avena. Deja reposar la mezcla durante unos minutos y añadimos a la mezcla dos cucharadas de yogur natural, 2 cucharadas de miel y la clara de un huevo pequeño. Aplicar una fina capa de la mezcla sobre el rostro y dejamos reposar durante 15 min. Después solo hay que enjuagarse bien con agua tibia.

5. Mascarilla de mayonesa

mascarillas_5
Puede que parezca un poco desagradable, pues nuestra cara no es ningún sandwich, pero al parecer si aplicamos una fina capa de mayonesa sobre el rostro (sin comérsela), dejamos que actúe durante 20 minutos, y posteriormente enjuagamos el rostro con agua fría, sentiremos nuestro cutis más limpio y liso.

6. Mascarilla de yogurt

mascarillas_6
Para limpiar la piel y cerrar los poros, untamos un poco de yogur natural en la cara y dejamos actuar durante 20 min.

Para una máscara revitalizante mezclamos 1 cucharadita de yogur natural con el jugo exprimido de 1/4 de naranja, incluyendo algo de la pulpa, y una cucharadita de aloe vera. Dejar reposar la mezcla al menos 5 minutos en la cara antes de enjuagarla.

7. Mascarilla de mostaza

mascarillas_7
Al igual que pasaba con la mayonesa, esta mascarilla no es apta para escrupulosos. Si estáis interesados, primero aplicar sobre una pequeña zona para comprobar que no nos irrita la piel. Si todo va bien, aplicar una fina capa de mostaza sobre el rostro para conseguir un tratamiento facial de refuerzo que calmará y estimulará nuestra piel.

8. Mascarilla de limón

mascarillas_8
Podemos crear un fantástico tratamiento facial exfoliante e hidratante mezclando el jugo de un limón y 1/4 de taza de aceite de oliva o de almendras dulces.

9. Mascarilla de huevo

mascarillas_9
Si sentís que vuestra piel está seca, lo que necesitáis es hidratarla. Para ello, dirigíos a la nevera y coged un huevo. Separamos la yema y la batimos. Para pieles grasas nos quedaremos con la clara, a la que se le puede añadir el jugo de un limón o 2 cucharadas de miel. Para pieles normales, utilizaremos el huevo entero. Sea cual sea la opción que hayáis escogido, aplicamos sobre el rostro y dejamos actuar durante 30 min. y, como siempre, enjuagamos. ¡Notarás sus efectos al instante!

Vía: rd, traducción y adaptación elaborada por La Voz del Muro.

Publicado en Moda y belleza