Allí estas una vez más acompañando la soledad.

¡Oh, luna! ¿Cuantos pudieron entrar y sentir tus sueños?

Dime, ¿Quién le quitó el sabor a tus labios? ¿Quién robó el color de estos ojos?

¡Oh, luna! ¿Quién es la victima de esta historia?

¿Quién ató tu voluntad? y te ahogó en el océano que manchó tu inocencia.

Confusa, sólo el fuego te acompaña.

Tú Luna que brillas y escondes tus sombras.

¿Quién entró y raptó tus sueños?

Desnuda tus recuerdos belleza celeste.

Ya no hay tesoros en este templo.

Ahora dime, Luna… ¿dónde quedó la ilusión?

¿Por qué sigues aquí en el balcón inmutado?, consumiéndome en tu olvido.


  Y tú, dime, ¿dónde dejaste tus sueños al despertar?  

Publicado en Cultura y ocio