No hay nada más agradable y relajante en el mundo que un masaje mientras estás en un Spa, y eso lo sabemos los humanos cuando huimos del estrés, los monos del parque de de Jigokudani de Japón para reconfortarse del frío exterior, y también los perros como este golden.

Y es que la hora del baño puede ser traumática para algunos animales, pero los perros suelen disfrutar de ella y más cuando al agua le acompaña una buena cantidad de burbujas y espuma extendida por las manos de un cariñoso humano.

Ver la cara del felicidad del can es explicación suficiente para comprobar el estado en el que se encuentra, sin moverse, disfrutando de cada instante en su particular spa peludo.

Publicado en Miscelánea