Los parques de atracciones son un lugar genial para pasar un día divertido. Normalmente están divididos por zonas temáticas y depende de el sitio donde nos encontremos y lo que se esmerasen los ingenieros y arquitectos, nos sumergirán en mundos totalmente distintos al nuestro.

Por supuesto, un parque de atracciones sin atracciones no sería ni la mitad de lo que son. Van desde el típico paseo en un tranquilo tren hasta lanzaderas que ponen a prueba tu resistencia y disparan tu adrenalina.

Por lo general dan una falsa sensación de peligro. Y digo mala porque los controles y las revisiones que deben pasar casi a diario para garantizar la seguridad de los usuarios no son cualquier cosa. Al fin y al cabo estamos hablando de vidas humanas. Pero los accidentes existen y a veces, aunque se revise 100 veces una atracción o se cambien determinadas piezas todos los días, suceden.

El vídeo que vamos a ver a continuación tiene lugar en el parque acuático y de atracciones Monte Olimpo en Wisconsin. Los protagonistas Trevor Larson de 13 años y la amiga de la familia Carrie Sueker estuvieron a punto de morir en la atracción “La Catapulta”. No es una exageración, un par de segundos más y no sabemos qué habría podido pasar.

La atracción está compuesta por una celda donde se sitúan los 2 pasajeros. Esta celda está atada a unos cables elásticos que son los responsables de lanzarlos velozmente hacía el cielo y disparar su adrenalina. Uno de esos cables no estaba en las mejores condiciones y… mejor vedlo vosotros mismos en el 1:28 del vídeo.

Parece ser que la atracción no contaba con los permisos de seguridad ni de mantenimiento en regla desde 2013. Los propietarios de ella han sido requeridos por el juzgado y obligados a cerrar inmediatamente “La Catapulta”. Hemos de decir que este caso en particular no es habitual, los parques de atracciones suelen tener muy en cuenta todas las medidas de seguridad y siguen al pie de la letra los protocolos de seguridad para que cosas así no sucedan. Pero después de ver el vídeo, yo casi prefiero montarme en un Tío Vivo, que por mucho que falle no creo que pueda causarme muchas heridas.

Fuente: ViralHog

Publicado en Miscelánea