Tal vez nosotros debamos ayudar a nuestras madres y abuelas a comprar por internet, pero sin duda ellas tienen aún mucho que enseñarnos en cuanto a cuestiones de educación.

Ben Eckersley, de 25 años, en una de sus rutinarias visitas a su abuela Mae Ashworth, de 85,  descubrió que estaba teniendo algunas dificultades para encontrar algo de información a través de Google.  Cuando revisó sus búsquedas, vio que todas ellas decían así:

Por favor, podría traducir estos número romanos: MCMXCVIII Gracias“.

Ben quedó fascinado por la educación que su abuela demostraba en cada una de sus interacciones con el buscador, por lo que decidió publicar la historia en Twitter.

Cuando le explicó que, para encontrar la información en internet, las búsquedas debían ser escuetas, Mae quedó sorprendida. “Ella pensaba realmente que siendo educada, lograría una respuesta más rápida”, comenta su nieto.

abuela educada 2

La entrañable historia cautivó a los internautas de inmediato, quienes comentaron divertidos la noticia y felicitaron a Mae por su forma de actuar.

“Mae es la personificación de la cortesía británica. Será la única persona que sobreviva cuando las máquinas se revelen y nos esclavicen” , comentaba un jocoso usuario.

La noticia llegó hasta las oficinas de Google UK, quienes no dudaron en responder:

Querida abuela de Ben.
Esperamos que todo esté bien.
En un mundo de miles de millones de búsquedas, la tuya nos hizo sonreír.
Ah, la respuesta es 1998.
Gracias.

Más tarde, Mae se sinceró con CBS News: “Ahora me siento un poco estúpida por haber actuado de esa manera. Realmente pensé que si alguien responde a tus peticiones, deberíamos agradecérselo“.

Un comentario que también tuvo respuesta por parte de Google.


Querida abuelita,
Las gracias no eran necesarias 🙂
Sinceramente,
Google

 

Definitivamente internet necesita más gente como ella.

 

Fuente: time.comFishki.com

Publicado en Miscelánea