Inspiradora historia la de Dobri Dobrev, un anciano de 99 años al que debemos intentar parecernos aunque sólo sea un poquito.

Publicado en Insólito