Jennifer Moceanu nació con un defecto físico denominado “reducción de las extremidades” y que consiste en que el feto, en el vientre materno, no se termina de formar correctamente presentando una extremidad de menor tamañó o su ausencia por completo.

En concreto, a Jennifer le faltaron al nacer las dos piernas por lo que fue abandonada inmediatamente por sus padres biológicos.

Sin embargo, esta joven vivió feliz con su familia adoptiva, Sharon y Gerald, en un pueblo de Illinois. Ellos jamás le consintieron pensar o decir “no puedo” de tal manera que, cuando Jennifer quiso ser gimnasta a los siete años, comenzaron a entrenarla para tal fin.

Su gran inspiración fue la gimnasta Dominique Moceanu con la que se llevaría una gran sorpresa después cuando, al investigar sobre su familia biológica, descubrió que realmente era su hermana.

Conoce un poco más acerca de su historia en el siguiente emotivo e inspirador vídeo.

Original: Shai kuritzky

Publicado en Miscelánea