El saber popular dice que todos tenemos dentro un pequeño niño interior siempre listo para jugar y sorprenderse con lo que ocurre a su alrededor.

Nuestra parte consciente, llamémosle cerebro adulto, retiene a este travieso e impulsivo niño y lo imbuye de una complicada red de normas y ataduras sociales. El juego entre ambos es lo que determina nuestra identidad y personalidad.

En ciertas ocasiones, nuestra parte consciente puede encontrarse dormida, nublada o atenuada ya sea por culpa de algún fármaco u otras terapias. Es en esos momentos cuando nuestro inconsciente aprovecha para salir en todo su esplendor.

Más o menos esta simplista explicación de la teoría de Freud, es lo que le ocurrió a esta joven mujer al despertar de la anestesia en la consulta del dentista. Un divertido video que muestra cómo el más responsable de los adultos guarda en su interior un apasionado e iluso niño interior.

Original: Julie and the Deathly Surgeon (Original)

Publicado en Familia