Cuando vio el cartel de “Se regalan cachorros” no pudo resistirse a curiosear y jugar con aquellos perritos. Sin embargo, aquella vez no pudo volver a casa solo, unos gigantescos ojos de color ámbar le acompañaron.

Lo llamó Neón y durante meses fueron inseparables. No obstante, su nuevo mejor amigo presentaba comportamientos realmente extraños que le obligaron a consultar a un veterinario. La sorpresa fue mayúscula, Neón no era un simple cachorro.

Este es Neón, un simpático cachorro que fue adoptado por un joven de Tucson, Arizona

Era un perro mestizo, sano y juguetón. Con esa carita tan tierna, no pudo resistirse a adoptarlo

Pronto Neón había duplicado su tamaño y, aunque a rasgos generales era bueno y obediente, sentía un irrefrenable impulso de marcar su territorio con orina

También era dado a escaparse y saltar la valla del patio trasero para explorar las casas vecinas. No importó que su dueño aumentara la altura de la misma, Neón siempre encontraba la forma de escapar

Aunque le gustaba jugar con otros perros, Neón solo interactuaba con su dueño. No se acercaba a ningún otro humano y tampoco aceptaba chucherías y comida de ningún otro vecino

Ante estos extraños comportamientos, su dueño decidió consultar a un veterinario

Usted sabe que Neón no es un perro, ¿verdad?“, fue lo primero que escuchó nada más llegar a la clínica

Efectivamente, Neón es un perro-lobo; un cruce con los comportamientos domésticos del perro y el instinto del lobo. Sus rasgos físicos -largas patas, garras, colmillos, frondoso pelaje y ojos de color ámbar- también se corresponden con los de los lobos.

Según las leyes de Arizona, un particular no puede ser cuidador de un perro-lobo, si no posee formación y un permiso especial. Es por eso que Neón y su cuidador han tenido que separarse. Sin embargo, no ha sido una despedida triste

Neón vive ahora en una reserva natural en California, donde ha conocido a una preciosa loba con la que ha formado pareja

Su compañero está feliz de haber cuidado de Neón y haberle procurado el mejor hogar posible durante su infancia. Ahora visita a Neón siempre que puede, quien se ha adaptado perfectamente a vivir con la manada y los fantásticos cuidadores de Wolfconnection.org 

Fuente: boredpanda.com

Publicado en Animales