Ayer comentaba con los amigos lo complicada que me pueden resultar algunas tareas que para otras personas pueden ser muy sencillas, y una de ellas es doblar camisetas. Conozco la teoría, he practicado, y al final, el resultado es una camiseta arrugada. Pasé una temporada que colgaba mis camisetas en perchas por no tener que doblarlas, pero mi armario no es especialmente grande, y la solución no era viable a largo plazo. Por suerte, el ingenio y creatividad de algunas personas supieron hacer una sencilla “máquina de doblar camisetas” de bajo coste, que guardo bajo la cama y que utilizo mucho más que otros electrodomésticos por los que tuve que desembolsar bastante dinero.

El sistema consiste en unas piezas de cartón unidas por cinta adhesiva. Una vez montado, se coloca la camiseta sobre él y se cierra siguiendo los pasos que indica el vídeo.

Aunque muchos ya conoceréis este sistema, habrá otros tantos como yo a los que les vendrá de perlas.

Fuente: All tribes

Publicado en Miscelánea