Hace unos días, durante un espectáculo en el zoológico de Oregon el resorte automático de una puerta de acero amputó la cola de un león delante de una multitud de niños.

A pesar de los gestos de dolor de Zawadi, que así se llama el león, su “cuidador” decidió seguir con la actuación hasta que los gritos de los impresionables niños pusieron fin al espectáculo. “Su cola estaba sangrando mucho”, comentaban algunos niños horrorizados.

Uno de los padres presentes, llamado Brandon Geer, grabó el lamentable momento y lo compartió en internet, donde se ha viralizado entre mensajes de desaprobación.

“Fui testigo de un accidente horrible en el zoológico. Parte de la cola del león desapareció, a la vez que se formaban algunos charcos de sangre sobre el escenario” , declaró Geer.

El zoológico, por su parte, se apresuró a lanzar un comunicado quitando importancia al asunto y asegurando que el león apenas ha perdido parte de su cola.

“Perdió la punta de su cola justo por encima del mechón. Para un león de 450 libras, es una lesión relativamente pequeña, pero estamos tratándolo con seriedad. Después de un breve procedimiento médico Zawadi se recupera correctamente”, explicaba el veterinario del zoológico en un comunicado .

Sus palabras han generado gran controversia entre los internautas, ya que muchos piensan que una parte pequeña no es un consuelo para una amputación.

Las asociaciones de animales opinan que este tipo de accidentes son solo otra tragedia anunciada. Los animales no están hechos para vivir en cautividad, no entienden de protocolos de seguridad, ni aprenden a hacer espectáculos si no es a través del dolor.

En La Voz del Muro esperamos que los animales que viven en los zoológicos sean algún día puestos en libertad o, en su defecto, trasladados a santuarios y reservas de animales. Mientras que esa justa medida llega, deberán tomarse las medidas oportunas para que este y otros tipos de accidentes no vuelvan a producirse.

Fuente: thedodo.com

Publicado en Animales