anna_riera_1

El imperio de Amancio Ortega cuenta con más de dos mil tiendas de Zara por todo el mundo, pero muchas chicas que acuden a alguna de sus sucursales no encuentran nada de ropa que les sirva. De este modo, la joven catalana de 18 años Anna Riera, ha emprendido una cruzada contra la multinacional, a fin de que la marca fabrique tallas más grandes de la 44.

Una talla 46 no es una talla grande, es una talla real. Fabríquenla, comenta Riera a través de su campaña en Change.org, a la que ya se han sumado más de 70.000 personas en solo unas pocas semanas.

Deberíamos empezar a diseñar para personas, no para estereotipos, asegura la joven en su petición. Según sus ideas, las cuales son un clarísimo llamamiento a la reflexión, “dar este paso no sólo ayudaría a borrar la idea negativa que se tiene sobre las tallas grandes, sino que además podría hasta ser una buena oportunidad de negocio para [Inditex]“.

Pero lo más curioso de todo es que no es la primera vez que la joven catalana arremete contra el gigante de la ropa. De hecho, hace unos cuantos meses inició otra campaña para que la marca retirase los maniquíes extremadamente delgados de muchos de sus escaparates. En esa ocasión la joven consiguió un total de 111.822 firmas, por lo que la empresa tuvo que ceder.

anna_riera_2

Un día iba a trabajar y me llamó la atención su escaparate. Sobre todo las piernas de las muñecas, que abultaban menos que mi brazo. Ahora han puesto maniquís solo de cintura para arriba, siguen siendo delgados pero algo es algo“, manifestó.

Yo también he sido adolescente y me he sentido frustrada por no tener el cuerpo idealVer a amigas con un potencial tremendo afectadas porque les quedan apretados los pantalones es tremendo, yo hace dos años que no me peso porque no quiero que me definan por los kilos que tengo“.

La ‘reincidencia’ en este tipo de iniciativas contra las tallas imposibles ha convertido a Riera, sin pretenderlo, en la voz de miles de chicas que sufren trastornos alimenticios, la gran mayoría derivados de la opresora dictadura de la industria de la moda. Anna asume toda esta repercusión mediática con modestia y con la sensación de estar organizando una pequeña gran revolución que podría cambiar la vida de muchas jóvenes.

Si estás de acuerdo con la iniciativa de Anna Riera, no dudes en plasmar tu firma para apoyar su causa a través de Change.org.

Vía: Change

Publicado en Miscelánea