El huevo es una comida que gusta a la mayor parte del mundo, excepto a aquellos que por su condición frente a los productos procedentes de animales no los comen -como es el caso de algunos de nuestros compañeros de redacción y de muchos de nuestros lectores-.

Su preparación es sencilla, y básicamente se sirve en tres estados: “pasado por agua” o escalfados, completamente cocido y frito o revuelto. El primero de ellos suele ser el más dificil de conseguir, en el cual debemos encontrar el punto exacto de cocción para que su interior quede líquido y su exterior se cocine por completo.

Bien preparado, puede ser un completo y sencillo desayuno sobre, por ejemplo, una tostada de pan integral con aceite de oliva. Pero comentábamos, preparlo así a veces es complicado, y al final acabamos haciendo lo más fácil, freirlo.

DaveHax nos trae una técnica para preparar excelentes huevos escalfados y disfrutar de un nutritivo y energizante desayuno.

Original: DaveHax

Publicado en Cocina