Seguro que nunca se te había pasado por la cabeza congelar huevos. De por si suelen aguantar bastante, pero no es el mejor alimento con el que jugárnosla, entonces ¿por qué no congelarlos si piensas que no los vas a consumir durante un tiempo? pero… ¿cómo?

¿Y qué ocurre con el queso? Los fermentos lácteos, tales como el queso y los yogures también pueden congelarse, pero para que guarden su textura, especialmente el primero, se pueden seguir unos pequeños trucos que marcarán la diferencia.

Lo mismo pasa con la leche, puedes meterla sin miedo en el cogelador. Sólo recuerda cuándo lo hiciste escribiendo con rotulador sobre su superficie la fecha del producto. En el siguiente vídeo de HouseholdHacker puedes aprender como hacerlo todo. El truco de los huevos, al final, nos ha gustado especialmente.

Original: HouseholdHacker

Publicado en Cocina