La piña es sin duda una de mis frutas preferidas, su sabor dulce y ácido es magnífico y además resulta muy digestiva.

Sin embargo, a pesar de que me encanta, odio tener que pelarla y trocearla. Nunca encontraba una manera cómoda de hacerlo. O desperdicio mucha pulpa o mancho toda la encimera. También he probado a cortar y dejarla en un tupper en la nevera pero entonces va perdiendo su zumo y su frescura.

Afortunadamente he aprendido el truco definitivo para pelar piña sin esfuerzo y sin manchar de jugo toda la cocina.

Por si fuera poco, el resultado es muy vistoso y atractivo, por lo que resulta ideal para sorprender a nuestros hijos, amigos y familiares.

Original: How to Serve Pineapple

Publicado en Cocina