La ensalada es el plato estrella de cualquier dieta que se precie. Un alimento fácil de preparar, rápido y que, prácticamente, solo aporta beneficios a nuestro organismo.

Pero claro, las ensaladas más ricas y sabrosas suelen ser las que se preparan con productos de las típicas huertas de campo. Esos tomates de huerto que han pasado horas al sol o las cebollas que han sido regadas con mimo y dulzura. Tristemente, este tipo de cultivo de hace cada vez más inviable debido a los altos costes de producción. A cambio, tenemos los cultivos intensivos que nos ofrecen unos tomates que no saben a nada y lechugas con cierto regusto a cartón.

Hoy os traemos, de la mano de nuestro buen amigo Toni, unos cuantos consejos para poner solución a las verduras insipidas cultivándolas nosotros mismos. No solo ahorraremos dinero en la cesta de la compra, sino que conseguiremos unos vegetales con un sabor espectacular.

Con este vídeo tutorial de La huertina de Toni, aprenderemos cual es la mejor manera de cultivar lechugas, tomates, pepinos, cebollas y en definitiva, todo lo que puedes necesitar para hacerte una sabrosísima ensalada. Siguiendo sus consejos podréis tener vuestro propio huerto en un espacio bastante reducido, lo cual es ideal si no dispones de un patio de grandes dimensiones para ti solo.

Fuente: La Huertina de Toni

Publicado en Verde