Tengo la suerte de tener un limonero en el jardín. Todo empezó con el germinado de una semilla que creció y creció hasta convertirse en un bonito árbol que trasplantamos a un rincón soleado.

De esto hace ya 10 años y hoy aquella plántula es un gigantesco árbol que nos provee de dos deliciosas cosechas de limones al año.

Por si fuera poco, el limonero no requiere de muchos cuidados, es frondoso y huele sensacional. Además, su fruto puede conservarse en rama por largo tiempo, aunque tarde o temprano el árbol lo desechará para producir una nueva cosecha.

Eso sí, mientras permanece en el árbol, el fruto no se marchita pero su corteza sigue creciendo en grosor. Esto supone dos ventajas. La primera es que  podemos ir consumiendo los frutos directamente del árbol sin que se nos pudran en casa. Y dos, la corteza gruesa es ideal para realizar recetas de repostería, donde la ralladura de limón es un ingrediente muy valioso.

Cómo germinar una semilla de limón

limonero

Como podéis ver, todo son ventajas. Y lo mejor es que nuestro limonero nos puede salir completamente gratis. Solo tenemos que encontrar un limón de buen sabor, olor y firmeza, extraer sus semillas y germinarlas en casa.

Aunque es muy sencillo, debemos tomar algunas precauciones para asegurar su crecimiento. Para ello, nuestro amigo de La huertina de Toni nos va a enseñar cómo realizar el proceso de germinado y el posterior transplante.

Espero que muy pronto podáis disfrutar de vuestro propio limonero. Estoy seguro de que no os vais a arrepentir.

Original:  Como Germinar Una Semilla De Limon || Experimentos || La Huertina De Toni

Publicado en Verde