Aunque yo soy un firme defensor de la ciencia y sus avances en medicina, creo que vivimos en una sociedad polimedicada.

Recurrimos a los analgésicos y los antibióticos con demasiada facilidad y frecuencia. Una mala costumbre que aumenta paulatinamente nuestra tolerancia y resistencia a los mismos, obligándonos a subir las dosis con el tiempo.

De continuar así, llegará el momento que, cuando realmente necesitemos hacer uso de los medicamentos, estos serán ineficaces. Para evitarlo, lo mejor es recurrir a la prevención a través de una dieta adecuada y remedios naturales en las enfermedades leves (como el catarro común o las irritaciones leves de garganta).

Ya lo decían las abuelas, hay remedios caseros igual o más eficaces que los caros jarabes para la tos que nos venden en la farmacia. Solo hay que saber cómo elaborarlos.

Aprende a fabricar un  jarabe de miel y zanahoria con el que aliviar la tos, suavizar la garganta y reforzar nuestro sistema inmunitario. 

Lo mejor de la naturaleza 
jarabe miel zanahoria 3

Para que cualquier medicamento farmacéutico o natural sea efectivo, debe contar en su composición con ciertas sustancias medicinales que provoquen un efecto positivo y cuantificable en el organismo.

Estas sustancias medicinales pueden ser de origen natural (extraídas de plantas o animales) o químicas (creadas o sintetizadas en laboratorio)

Tanto la miel como la zanahoria han sido utilizadas, a lo largo de la historia, como base para elaborar todo tipo de remedios medicinales gracias a sus múltiples propiedades.

Propiedades de la miel: 
miel

  • Antibacteriana, debido a su contenido en glucosa oxidasa. Esta enzima produce peróxido de hidrógeno, conocido vulgarmente como agua oxigenada, una sustancia que impide que las bacterias se desarrollen.
  • Calmante y antiinflamatoria. Su viscosidad suaviza y calma las heridas, a la vez que sus propiedades antisépticas combaten las infecciones.
  • Tónica y relajante al favorecer la absorción de triptófano, sustancia precursora de la serotonina, inductora del sueño. Por ello, la miel ayuda a combatir el insomnio.
  • Reconstituyente cerebral por su contenido en sodio, hierro y fósforo. Indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso.
  • Nutricionalmente beneficiosa: la miel contiene sodio, potasio, magnesio, calcio, hierro, manganeso, cobre, fósforo, zinc, selenio, vitaminas A, C y del complejo B.

Propiedades de la zanahoria:

jarabe miel zanahoria 2

  • Rica en antioxidantes, vitaminas y minerales. En especial por su alto contenido en betacarotenos y vitamina A.
  • Depurativa, diurética, digestiva y antiséptica.
  • Refuerza el sistema inmunológico, debido a su alto contenido en Vitamina C.
  • Regula el colesterol gracias a la acción de los fitoesteroles.
  • Ayuda a depurar la sangre, por su contenido en hierro y cobre, la zanahoria favorece la formación y renovación de globuilos rojos.
  • Previene el estreñimiento, por su alto contenido en fibras vegetales.

Jarabe de miel y zanahoria

Un jarabe es una sustancia líquida de consistencia viscosa que permite conservar en suspensión los principios activos. Esto se consigue gracias a su alto contenido en azúcar, un gran conservante.

Así pues, en nuestro jarabe de miel y zanahoria será el azúcar de la miel nuestro conservante base.

Ingredientes: 

  • 2 zanahorias
  • ½ limón
  • ½ taza de miel (mejor miel pura y de calidad)
  • 1 frasco de vidrio

Instrucciones:

jarabe miel zanahoria 5

  1. Ralla la zanahoria e introdúcelas en un frasco de vidrio.
  2. Agrégale el zumo de medio limón e incorpora la media taza de miel.
  3. Tapa el frasco y déjalo reposar como mínimo 8 horas a temperatura ambiente. Es aconsejable remover la mezcla a las 2 horas.
  4. Tras las 8 horas de espera, la miel se habrá licuado. Es el momento de colar la mezcla y guardar en la nevera.

Conservar un máximo de 2 a 3 días en la nevera, después deberás realizar un nuevo jarabe.

Uso y contraindicaciones.

jarabe miel zanahoria 4

Gracias a todas esas propiedades, el jarabe de miel y zanahoria es un complemento vitamínico perfecto que incluir regularmente en nuestra dieta. Con el reforzaremos el sistema inmunitario mantendremos a raya las enfermedades comunes.

Su acción antiséptica y antibacteriana también nos permitirá calmar los catarros, la tos, las irritaciones de garganta y hasta la gripe.

Toma una cucharada pequeña dos veces al día, por la mañana y por la noche, como tratamiento vitamínico. Si estas enfermo, puedes tomar una cucharada sopera para aliviar la tos o las molestias de garganta cuando te haga falta.

Por su alto contenido en azúcares, el jarabe no es aconsejable para personas con diabetes. Tampoco debe combinarse con fármacos o productos diuréticos, ya que al tener un efecto similar pueden incrementar su acción y provocar efectos adversos.

Fuentes: wikipedia/fármacos, wikipedia/jarabe, botanicalonline/propiedadesmielmejorconsalud.com

Publicado en Salud