Si vives en el hemisferio norte, probablemente no nos encontremos en la mejor época del año para hablar de mantas, jersey o bufandas ya que con solo imaginármelo empiezo a sudar. Pero es que estas mantas de ganchillo (o crochet, como prefiráis llamarlo) son tan impresionantes que teníamos que enseñároslas. Si vives en el hemisferio sur, querrás hacerte una ya…

El modo de fabricación es sencillo y te las puedes hacer tu mismo en casa, pero requiere tiempo y esfuerzo, sobre todo físico. Para hacer una manta como la de la imagen necesitas conocimientos básicos de ganchillo (sin esto no hay nada que hacer) mucha lana, 2 tuberías de PVC de unos 4 cm de diámetro y 1,50 m de largo y fuerza bruta en los brazos.

gigantomanta 2

Paso 1: Estira la lana en hilos hasta conseguir el espesor deseado

Primero debes presentar la lana en filas para conseguir el espesor del hilo que busques. Una vez estirado lo debes envolver en alguna sábana o tela y atarlo para que no se esparza. Ahora, mételo en la bañera con agua y muévelo un poco para que absorba bien, no hace falta que añadas ningún detergente, esto es solo para que la lana se compacte más y no se deshaga a la hora de manipularla.

gigantomanta 3

Paso 2: Enróllalo en una tela, átalo y ¡a la bañera!

Una vez hecho esto, tiéndela en el exterior hasta que se seque. Más tarde, cuando ya lo esté, utilizaras los 2 tubos de PVC a modo agujas de ganchillo para ir cosiendo el dibujo que prefieras o tu habilidad te permita.

gigantomanta 4

Paso 3: Cuélgalo y que se seque

Ya te avisamos de que vas a necesitar unos brazos fuertes para manejar el armatoste que se forma entre los tubos de PVC y el hilo de lana.

gigantomanta 5

Paso 4: Sufre para poder coserlo todo y no morir en el intento

Esta técnica puede usarse con otros tipos de materiales como el forro polar o la tela que más te convenga siguiendo los pasos del vídeo que veremos a continuación. En realidad es una técnica sencilla pero claro, dada su aparatosidad no es precisamente rápida.

Fuente: DIYnCrafts

Publicado en Hogar