Las alergias, la falta de sueño o la sequedad del aire… Existen un montón de cosas que pueden hacer que nuestros ojos se irriten, sintamos picazón o continua sequedad.

Cuando eso ocurre, solemos recurrir a los colirios y gotas que podemos adquirir en las farmacias, sin saber que podemos elaborar nuestras propias gotas en casa fácilmente, idóneas para esas épocas en que los notamos más resentidos. 

Lo más importante es que todo lo que vayamos a utilizar debe estar completamente esterilizado para prevenir cualquier infección.

Esta solución alivia al instante el picazón, la suciedad y los desechos, calmando la incómoda sequedad. Esta es, básicamente, una solución salina. Sin embargo, es importante utilizar agua purificada y pastillas de cloruro de sodio (de sal pura, en contraposición a la típica sal de mesa, que además incluye yodo y agentes antioagulantes). Estas pastillas pueden adquirirse fácilmente en farmacias o pedirlas a través de internet por un módico precio.

Para elaborar las gotas, necesitarás:

  • 1 taza de agua purificada o filtrada
  • 2 pastillas de cloruro de sodio (2 gr)
  • 1 cuenta gotas
  • 1 tarro de cristal

Cuando hayas reunido todo, sigue los siguientes pasos:

En primer lugar hierve el frasco con su tapa, así como la parte de vidrio del cuentagotas para eliminar cualquier agente contaminante. Déjalos hirviendo durante 5-10 min. para asegurarte de que has eliminado todos los posibles microbios.

Llena el tarro con agua purificada y seguidamente añade las pastillas de cloruro de sodio. Agita bien para disolver las pastillas.

Cuando lo tengas, utiliza el cuenta gotas y échate 2 ó 3 gotas en cada ojo, según sea necesario, para aliviar la irritación. 

No creo que haga falta decirlo pero, por si acaso, si experimentáis alguna molestia, no dudéis en contactar con el oftalmólogo.

¡No dudéis en contarnos qué tal os han funcionado las gotas!

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://everydayroots.com/homemade-eye-drops