Aunque me encanta pasear por el campo y la naturaleza, reconozco que no soy fan de dormir a la intemperie, y es que eso de tumbarse a ras del suelo, sin acceso a un baño y agua caliente no me entusiasma.

Por fortuna, hace tiempo que inventaron los colchones de aire para tiendas de campaña, que si bien no son la panacea, consuelan enormemente y vuelven algo más cómoda la situación.

Sin embargo, recuerdo una vez que cometimos el error fatal de olvidar la bomba de aire en casa, y digo error fatal porque si lo habéis experimento, hinchar a pulmón un colchón de dos plazas puede ser una tortura.

Pensaba que mis pulmones de no fumador acabarían con la tarea rápidamente, pero tardé 30 minutos aproximadamente en hinchar el colchón; lo que no sólo supuso un tiempo considerable sino una boca dolorida, la cabeza roja como un tomate empapada en sudor y un leve mareo.

Si tan solo hubiera descubierto este truco antes, cuánto sufrimiento me hubiese ahorrado.

Original: How to Inflate an Airbed Without a Pump

Publicado en Hogar