Vamos a aprender a hacer una delicia para todos aquellos que os declaráis amantes incondicionales del café. El frappuccino gusta incluso a quienes habitualmente no toman café, gracias a que es una bebida refrescante a base de crema, que admite una gran variedad de sabores que lo convierten en una bebida ideal para tomar a cualquier hora del día.

Actualmente el frappuccino es una bebida conocida mundialmente, que muchas marcas han empezado a comercializar. Sin embargo, el frappuccino original fue desarrollado, registrado y vendido en las cafeterías de George Howell, The Coffee Connection, en el estado norteamericano de Massachusetts. Cuando la famosa franquicia de Starbucks compró The Coffee Connection en 1994, también adquirió los derechos de usar, fabricar, comercializar y vender esta fantástica bebida.

Si todavía no lo has probado, ¡no sé a qué estás esperando!. En este DIY te enseñaremos a preparar el frappuccino en tres de sus variedades: el tradicional, el mocha frappuccino y el chip mocha frappuccino. En primer lugar, necesitarás:

Ingredientes

– 350 ml de café extra fuerte
– 230 ml de leche entera (puedes añadir más al gusto)
– 1/3 de taza de leche condensada
– Cubitos de hielo
– 1 cucharadita de extracto de vainilla
– 1/4 de taza de sirope de chocolate (para el Mocha Frappuccino)
– 1/2 taza de chispas de chocolate (para el Chip Mocha Frappuccino)
– Nata montada (tanto para el Mocha como el Chip Mocha)

Preparación

Antes de todo, prepara el café extra fuerte y que esté lo más concentrado posible

frappuccino_1

Vierte la cantidad indicada en la licuadora

frappuccino_2

frappuccino_3

Después echa la leche en la licuadora. Se recomienda que se haga con leche entera, pero también podrías prepararlo con leche semidesnatada o desnatada

frappuccino_4

Hasta ahora solo tenemos café con leche normal y corriente

frappuccino_5

Añade el extracto de vainilla

frappuccino_6

Es el turno de la leche condensada

frappuccino_7

Aunque si lo prefieres, puedes añadir simplemente azúcar o edulcorante

frappuccino_8

Echa aproximadamente un cuarto de taza… o un poco más, dependiendo del gusto

frappuccino_9

Añade los cubitos de hielo hasta que toda la superficie del frappuccino quede cubierta por ellos

frappuccino_10

Pon en marcha la licuadora y espera hasta que los hielos estén bien deshechos

frappuccino_11

Debería quedaros más o menos así

frappuccino_12

Podéis añadir más hielo, más leche o más café. Solo es una cuestión de gustos

frappuccino_13

Sírvelo con una cuchara y una pajita. ¡Así de sencillo!

frappuccino_14

Para el mocha frappuccino solo tienes que agregar el sirope de chocolate una vez que ya tenemos el frappuccino tradicional preparado

frappuccino_15

Lícualo todo para que se mezclen los sabores. Añade más sirope si lo crees necesario

frappuccino_16

Añade un poco de nata montada sobre la superficie del recipiente y listo

frappuccino_17

Para el chip mocha frappuccino añade las chispas de chocolate cuando tengas el frappucciono tradicional preparado en la licuadora

frappuccino_18

Licúa bien para que todas las chispas queden prácticamente deshechas en el café

frappuccino_19

Os tendría que quedar algo así

frappuccino_20

Echa el contenido de la licuadora en el vaso

frappuccino_21

Mmm tiene una pinta maravillosa

frappuccino_22

Y para poner la guinda, añade la nata montada sobre la superficie del frappuccino, ponle unas cuantas chispas de chocolate más por encima y una pajita. Os recomiendo que probéis a hacerlo porque ¡está delicioso!

frappuccino_23

Fuente: thepioneerwoman

Publicado en Cocina