En España hay un dicho que versa “el que parte y reparte se lleva la mejor parte“. Y si además eres el que cocina, tienes derecho a una porción aún más grande que los demás… Si piensas que estás en derecho de llevar una pizza a la mesa a la que le falte un buen trozo que previamente te hayas comido, y sobre todo, que la gente no sospeche, te enseñamos la mejor manera de hacerlo.

Este truco también es válido para pizzas a domicilio, si eres lo suficientemente rápido para hacerlo sin que el resto de comensales lo vean y si tienes la suficiente “jeta” para privarles de su parte y decir luego eso de “cada vez las hacen más pequeñas”. Lo uses como lo uses, aquí va el truco.

Original: Dave Hax

Publicado en Miscelánea