Separar la clara de la yema en un huevo crudo puede ser una tarea muy tediosa. En repostería, es muy util utilizar ambas partes del huevo por separado, como por ejemplo a la hora de hacer merengues o de dorar bizcochos. La forma tradicional de separar la clara de la yema consiste en romper el huevo en dos partes e ir vertiendo su contenido repetidas veces hasta quedarnos con la yema dentro de uno de los cascarones rotos. Pero te aseguramos que usando este truco no volverás al de toda la vida.

Para ponerlo en práctica solo necesitas una botella de plástico con la boquilla de un tamaño normal, y siempre algo inferior al de la yema. No te preocupes, porque estas características la tienen prácticamente todas las botellas de agua mineral y refrescos.

El sencillo proceso lo tienes en el siguiente vídeo.

Original: HackingLife

Publicado en Cocina