La llegada de un bebé a una familia siempre es motivo de alegría, da igual si es niño o niña, es un bebé y eso es suficiente para cambiarlo todo.

Si es el primer bebé de una pareja todo es nuevo para ellos. Si es el segundo la cosa se relaja, ya no se tienen los mismos nervios que con el primogénito, los miedos, los sustos… son otros distintos, ni mejores ni peores. Al pequeño se le quiere igual pero ya no es todo tan sorprendente como con el hermano mayor, en parte es un alivio, ya que todo padre y madre primerizo tienen siempre miedo de saber si lo que están haciendo está bien o está mal y con el segundo y siguientes bebés la incertidumbre es menor.

Hay parejas a las que les gusta tener una familia grande, como las de antes, con muchos hijos. Esto es lo que les ha sucedido a la familia Lair, que lejos de conformarse con una familia pequeña, la suya se componía de 6 hermanos con edades comprendidas entre los 2 y 13 años.

Y digo se componía porque ahora son 7 los hermanos de esta gran familia. Puede parecer que la llegada de un 7º bebé no sea un motivo tan especial para dedicarle una noticia, pero nada más lejos de la realidad ya que, en esta ocasión, el 7º miembro de la familia es, ni más ni menos, que una niña.

En el siguiente vídeo veréis las tiernas y adorables reacciones de los 6 hermanos – Jackson, Campbell, Sawyer, Shepherd, Houston y Knox – cuando ven por primera vez a su hermana. Se les ve desde muy pequeños que van a ser unos hermanos muy protectores, y no es para menos, al fin y al cabo, es su única hermana y es la pequeña.

Fuente: nettv todaynews  

Publicado en Familia