Para aquellos apasionados de la música, hoy vengo a mostraros una de esas rarezas fabricadas por el hombre a principios del siglo pasado y que aún hoy sigue dejándonos maravillados. 

¿Recordáis las famosas pianolas? Esos pianos que, gracias a una serie de elementos mecánicos y neumáticos, reproducían automáticamente la música perforada en un rollo de papel. 

¿Y qué me diríais si, además del piano, le añadiésemos tres violines que también tocaran automáticamente? Sería maravilloso, ¿verdad? Eso debió pensar el inventor del Hupfeld Phonoliszt-Violina, Ludwig Hupfeld, para la Exposición Mundial de Bruselas de 1910.

El instrumento cuenta con un piano y tres violines que tocan de manera automática gracias a un complejo mecanismo.

Hoy en día son una rareza, por lo que tendremos que conformarnos con escuchar el hermoso sonido a través del siguiente vídeo:

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
https://www.youtube.com/watch?v=qewdC3hX4iQ