Al joven del vídeo no nunca se le han dado bien los números, y arrastraba las matemáticas curso tras curso. Pese a que él ponía toda su voluntad, los profesores hacían lo imposible porque las entendiera y su padre pagara clases particulares, no había forma de que Mark aprobara.

Para seguir adelante con sus estudios, Mark necesitaba un “aprobado” -lo que en Inglaterra equivale a una calificación “C”-.

“En Inglaterra se necesita un C para poder hacer prácticamente cualquier cosa después en tú vida. Nunca he sido académicamente brillante, y todos hemos luchado por mis estudios. Sé que para muchos un simple ‘aprobado’ no será mucho, pero para mi y para mi padre es muy importante.”

El día que Mark consiguió aprobar, quiso grabar la reacción de su padre, instalando una cámara antes de darle la noticia para que su reacción quedara para la posteridad.

Publicado en Familia