Cuando éramos pequeños, nuestros padres siempre nos decían eso de: “no habléis con extraños”. El problema está en que no conocemos las verdaderas intenciones de los desconocidos que podamos cruzarnos por la calle y, cuando se trata de nuestros hijos, está claro que toda precaución es poca.

secuestro_1

Bautizado con el nombre de “Abducción”, el americano Joey Salads lleva a cabo un experimento social que demuestra lo sencillo que es secuestrar a un niño a la vista de todo el mundo, sin que la gente consiga advertir que se está produciendo un rapto delante de sus narices.

Con la intención de crear conciencia y reflexión en los padres, Salads ha dejado de lado el contenido cómico, muy habitual en su canal de YouTube, dejando emerger su faceta de actor. De este modo, acudió a un parque con un perro para engatusar a los niños.

Primeramente se acercó a las madres para explicarles el experimento y preguntarles cuántas veces habían dicho a sus hijos que no debían hablar con extraños. Las madres aseguraron que infinidad de veces. Acto seguido, Salads se acercó a los niños para mostrarles el perro y preguntarles que si querían acompañarle a un lugar donde podrían ver muchos más. Para sorpresa de todas sus madres, los niños no tardaron en coger de la mano al ‘extraño’.

Joey, antes de concluir el video, lanza una pregunta que os hacemos a todos vosotros. Más de 700 niños son secuestrados a diario, lo que supone una media de un cuarto de millón al año. ¿Están nuestros hijos verdaderamente a salvo?.

Existen experimentos sociales fantásticos que son una llamada a la reflexión colectiva, como por ejemplo: ¿ayudarías a pagar su compra a una desconocida en la cola del supermercado? o este otro, en el que le negaron la entrada en un restaurante de lujo al protagonista por ir vestido de indigente, pero le atendieron en plan “Pretty Woman” cuando apareció con un Ferrari.

Fuente: JoeySalads

Publicado en Miscelánea