La picaresca humana no conoce límites. Sea el país que sea siempre hay gente ideando maneras de engañar a los demás.

A veces me pregunto qué podrían llegar a conseguir este tipo de personas si el tiempo que utilizan en idear formas de timar a los demás lo invirtiesen en cosas útiles para la humanidad.

Pero claro, en una sociedad donde hasta las empresas que alardean de transparencia nos engañan a la cara, no podemos esperar otra cosa. Aprovechándose de las circunstancias, esta gente no tiene ningún escrúpulo a la hora de timar a ancianos o gente desvalida.

De todos modos, no os penséis que ninguno estamos. Hay que andar con 1000 ojos si no queremos que, por ejemplo, nos acaben duplicando la tarjeta de crédito. En la mayoría de las ocasiones el único consejo que os podemos dar es estar muy atentos y, si vemos algo raro, llamar a la policía.

"Mientras te doy un poco de conversación, aprovecho y te doy el cambiazo"

“Mientras te doy un poco de conversación, aprovecho y doy el cambiazo”

En nuestro afán por alertaros ante este tipo de gente, os traemos un vídeo que transcurre en un mercado en China. La dependienta, y probablemente dueña del negocio, engaña a sus clientes delante de sus propios ojos.

Aprovechándose de la cobertura que le da el mostrador, esta mujer cambia la compra de sus clientes sin que le tiemble la mano. No sabemos si los productos por los que hace el cambio son de peor calidad o tienen menos cantidad, aunque seguramente sea un poco de las 2 cosas.

La próxima vez que vayáis a hacer la compra al mercado, no le quitéis el ojo a vuestra bolsa. Aunque la mayoría de los dependientes sean personas honradas, nunca está de más tomar precauciones.

Fuente: Media Sharing Video, Artículo por La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea