Desafortunadamente, juzgamos a las personas por su aspecto, por su manera de vestir, por su forma de actuar, etc. Los prejuicios conviven adheridos a la personalidad de la mayoría de las personas, pero ¿cómo un cambio tan sencillo como éste puede hacer que pasemos de desconfiar a confiar en una persona?

Fuente: 1

Publicado en Miscelánea