Además de la peligrosidad y el riesgo que implica conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas, el hecho de manipular nuestro teléfono al volante, es otra de las causas más importantes que provocan accidentes de tráfico.

Contrariamente a lo que muchos piensan, los accesorios del coche que sirven para contestar las llamadas, como el manos libres o los auriculares BlueTooth, también pueden resultar mortales ya que, en un momento dado, pueden hacernos perder la concentración.

Y es que este hecho no solo compete a los conductores, sino también a los transeúntes. Si lo pensamos, es bastante común ver a la gente pegada a sus smartphones sin prestar atención cuando se disponen a cruzar la calle o un paso de cebra.

En EEUU, donde la cifra de víctimas mortales por conducir un vehículo hablando o revisando el teléfono va en aumento cada año, la campaña It Can Wait -«Puede esperar», en castellano- de la empresa de telefonía AT&T busca concientizar a la población sobre el peligro de este mal hábito.

La campaña en cuestión, narra la historia de seis personas, cuyas vidas cambian drásticamente por la distracción de dos chóferes que están manipulando sus teléfonos al volante. Compártelo para concienciar al máximo número de personas posible, con el objetivo de salvar vidas.

Fuente: AT&T

Publicado en Miscelánea