Los perritos calientes se han convertido en uno de los iconos gastronómicos de Estados Unidos. Es más, un partido de fútbol americano o béisbol no sería lo mismo sin este calórico capricho.

Sí, puede que os parezcan deliciosos, pero no dejan de ser una de las comidas más insanas que conozco, ya que la carne suele estar llena de aditivos -entre otras muchas cosas- tales como el jarabe de maíz, grasas animales o glutamato de sodio. Pero lo peor de todo es que algunos de estos ingredientes ni siquiera aparecen en las etiquetas, por lo que no hay manera de saber lo que realmente estamos comiendo.

Mientras que muchas de las grandes compañías fabrican sus perritos a partir de una mezcla de diversas carnes, hay quienes producen salchichas de carne pura.

Por ello, si queréis incluir los perritos calientes en el menú de vuestras futuras barbacoas, os recomiendo la opción más sana: intentar buscar los ingredientes producidos localmente o incluso aprender a hacer vuestras propias salchichas en casa.

Aseguraros de compartir este vídeo educativo con vuestros amigos y familiares con el único propósito de crear conciencia y ganar en salud.

Original: Qapla’

Publicado en Salud