Hoy os presentamos una suculenta tarta de queso, chocolate blanco y caramelo que va a  revolucionar vuestro recetario de repostería convirtiéndose en una de vuestros postres preferidos.

La receta es más laboriosa que otras a las que os tenemos acostumbrados; sin embargo, su dificultad es baja. Eso sí, el resultado merece la pena ya que su sabor es sencillamente extraordinario.

Ingredientes

tarta chocolate blanco caramelo 4

Para la base:

  • 90 gr de galletas digestive trituradas
  • 30 gr de mantequilla

Para la masa:

  • 400 gr de queso de untar (estilo Philadelphia)
  • 180 gr de azúcar
  • 90 ml de nata de 35% MG
  • 150 gr de chocolate blanco
  • 4 huevos M
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal

Para la salsa cremosa de caramelo:

  • 1 taza y media de azúcar
  • 1 cucharada y media de zumo de limón
  • 500 ml de nata 35% MG
  • 4 cucharadas soperas de mantequilla sin sal

Instruciones

tarta chocolate blanco caramelo 1

Comenzamos troceando nuestras galletas con un tenedor o con la picadora, y mezclándolas con la mantequilla hasta conseguir una masa arenosa. Ésta será nuestra base que colocaremos en el fondo de un molde de 25 centímetros de diámetro.

Acto seguido, prepararemos nuestra masa. En primer lugar trocearemos el chocolate blanco y reservaremos. Después calentaremos la nata en el fuego hasta que este muy caliente pero sin que llegue a hervir. Vertemos sobre el chocolate blanco y dejaremos que se funda. Mezclamos bien y dejamos reposar durante un minuto.

En un bol o robot de cocina a velocidad media, mezclamos el queso de untar y el azúcar hasta que quede una pasta cremosa. A continuación y poco a poco, añadimos la nata y el chocolate hasta que se fundan.

Con el robot de cocina a velocidad lenta o a mano añadimos los huevos uno a uno, esperando a que se integre en la pasta antes de añadir el siguiente. Solo queda añadir la sal y la vainilla para acabar de preparar nuestra masa.

Cocción al baño maria

A continuación forramos el molde con papel de aluminio para asegurarnos que no penetre nada de agua en su interior.

Después lo colocamos en un recipiente hondo apto para el horno y vertemos agua hirviendo a su alrededor. El nivel del agua debe alcanzar aproximadamente la mitad del molde.

Hornearemos nuestra tarta durante 1 hora a 165 ºC. Después reduciremos la temperatura a 150 ºC y hornearemos otros 45 minutos más hasta que el centro esté cocido.

Por último, apagamos el horno, abrimos la puerta y dejamos enfriar. Cuando se encuentre templada trasladamos a la nevera donde deberá permanecer 4 horas refrigerada antes de servir.

La salsa cremosa de caramelo

caramelo

Podemos comprar una salsa de caramelo preparada pero os adelantamos que su sabor no tiene comparación con la salsa de caramelo casera. Prepararla es muy fácil y solo tendremos que poner atención en no quemar el azúcar.

Comenzamos derritiendo a fuego medio el azúcar y el zumo de limón, con cuidado de que no se queme y hasta que adquiera su característico color dorado.

A continuación añadimos la nata, removemos y dejamos hervir por 5 minutos. Después, añadimos la mantequilla y mezclamos bien hasta que se integre. Colocamos en una salsera y dejamos enfriar ligeramente.

Servir y disfrutar

portada tarta

Es el momento de desmoldar nuestra tarta y servir el caramelo por encima para que este se deslice suavemente creando este precioso y apetecible efecto.  Ya solo queda disfrutar.

Receta original Frambuesa y caramelo (web extinta)

Fuentes: losinventosdecarmelapecadosdereposteria.com

Publicado en Cocina