Internet se ha convertido en una voz universal, capaz de destronar o enardecer a cualquier sujeto, noticia o polémica. De hecho, no es la primera vez que hemos sido testigos sobre cómo una comunidad tan grande puede implicarse para ayudar a alguien que lo necesita. A mi juicio, esta es una de las cosas más hermosas y sorprendentes de Internet.

Hoy queríamos compartir con vosotros una historia de esas que nos ayudan a seguir creyendo en la humanidad de las personas. Cuando Deborah Grimshaw Skouson, de St. George, Utah, preguntó a través de las redes sociales por una camiseta que su hija con autismo, Cami, lleva usando los últimos 4-5 años, jamás pensó que recibiría una respuesta tan calurosa.

Este fue el mensaje, traducido, que Deborah publicó en su muro de Facebook:

Familiares y amigos, ¡necesito vuestra ayuda! Como la mayoría de de ustedes saben, mi hija Cami tiene autismo. Durante los últimos 4-5 años, ha mantenido su fijación por esta camiseta. La primera la tiene desde la guardería, hace 5 años, y hemos logrado encontrar otras 4 más, sobre todo a través de eBay. Ahora todas están prácticamente inservibles, y eBay se ha quedado sin existencias. La camiseta es de la marca CIRCO, fabricadas por TARGET, vendidas entre 2011-2012. Aquí es donde entráis vosotros. Necesitamos otra “camiseta de flores color rosa”, por lo que ¿podríais compartir este post o solo la foto? Pagaremos por la camiseta y el envío, si alguien fuera tan amable de vendérnosla. ¡Tiene que ser exactamente esa camiseta! Hemos probado con camisetas similares, pero ¡ninguna ha cumplido las expectativas de Cami! 🙂 ¡¡Muchas gracias!! (cualquier talla será genial)

La publicación de Deborah fue compartida 4700 veces fuera de su página de Facebook. De hecho, algunas páginas importantes con presencia en la misma red también le han dado mucha visibilidad a su mensaje. Esta semana Deborah ha mandado un mensaje de agradecimiento por la respuesta masiva.

Escribí este post hace una semana con la esperanza de encontrar una camiseta para Cami. Hasta ahora llevamos 78 camisetas y me han llegado muchas ofertas para hacerme osos de peluche, almohadas, mantas y otros recuerdos con el mismo estampado. Todas procedían de extraños. La gente inherentemente es buena y amable, y me alegro de haber sido la receptora de tanta bondad“.

Pero ahí no queda la cosa. El equipo de Target se ha puesto en contacto con Deborah asegurándole de que van a hacer todo lo posible para que a Cami nunca le falte su camiseta favorita.

Cami_1

Historias como las de Deborah y Cami son el claro ejemplo de que sigue existiendo bondad y solidaridad altruista en nuestra sociedad. ¿Tú qué opinas?

Vía: Facebook

Publicado en Familia