El accidente de avión de Germanwings que acabó con la vida de 150 personas nos dejó varias incógnitas, y parece que algunas se están empezando a desvelar.

germanwings-crash-plane

Gracias a las distintas investigaciones que están llevando a cabo los directivos policiales y a los datos aportados por la segunda caja negra, ahora hay un detalle que podemos conocer: la manera en que se fraguó todo.

¿Cómo planificó el atentado?

Según los datos obtenidos en la investigación, el copiloto llegó a ensayar el atentado hasta cinco veces. Fue en el trayecto de ida, Düsseldorf-Barcelona. Durante ese vuelo, Lubitz llevó a cabo “un descenso controlado que duró varios minutos y para el que no había justificación aeronáutica”. De hecho, llegó a realizar esta acción hasta en cinco ocasiones, sin que los pasajeros ni la torre de control se alarmasen por ello, ya que el descenso no era significativo.

Sin embargo, estos cinco descensos controlados acabaron sirviendo para que, en el trayecto de vuelta, y aprovechando la indisposición fisiológica del piloto, Lubitz pudiese llevar a cabo el descenso definitivo estrellando el avión en los Alpes y acabando con la vida de 150 víctimas inocentes.

Ensayo… ¿o atentados frustrados?

Ahora mismo, la duda es otra: ¿esos cinco descensos fueron meros ensayos… o intentos frustrados de estrellar el avión? Será difícil de determinar, a menos que surjan nuevos detalles significativos sobre esos cinco ensayos, en caso de que alguno fuera especialmente anormal.

En cualquier caso, lo cierto es que Lubitz, para desgracia de todos, acabó consiguiendo su objetivo.

Publicado en Miscelánea