Del metro de China existen cientos de leyendas urbanas, muchas ellas con una base sólida y real: vagones llenos de gente en hora punta donde los funcionarios tienen que empujar, literalmente, a la gente para que quepan, pervertidos sexuales que aprovechan el poco espacio para rozarse con el resto de pasajeros, etc. Pero aun con este curriculum de hechos extravagantes y extraños no entendemos la reacción de la gente de este video.

Un pasajero sufre un desmayo y cae sobre el pasajero que tiene a su lado, que se levanta asustado y huye. Su reacción de pavor hace que el resto de personas del vagón salgan corriendo, extendiéndose el pánico persona tras persona, hasta que unas personas sienten pánico porque otras lo sienten, no porque hayan visto cuál es el principal desencadenante del miedo.

Es la única explicación que podemos entender, la de pánico generalizado, tal como ha ocurrido en otros ocasiones en las que se cumplen las condiciones fundamentales para que ocurran: mucha gente y un espacio pequeño.

Publicado en Miscelánea