La historia de la navegación siempre ha ido estrechamente ligada a la de los avances tecnológicos de la humanidad. Ya desde los fenicios, los barcos han sido construidos cada vez más grandes y más complejos, con el anhelo de cubrir distancias más largas.

Desde hace unos cuantos años, los transatlánticos han llegado a tener unas dimensiones tan gigantescas que cuesta creer que tamaño armatoste pueda flotar. Si hablamos de los cruceros de lujo, sus medidas desafían, victoriosamente, cualquier ley de la física. Son como ciudades flotantes.

Al ver una de estas enormes moles de metal, es inevitable preguntarse cómo habrá sido fabricada. Alguno de sus millones de tornillos tuvo que ser el primero en ser colocado y algún otro sería el último.

Hasta llegar aquí hay años de trabajo

Hasta llegar aquí, hay años de trabajo

Hoy os traemos un vídeo en timelapse que responde a esta pregunta. En tan solo 8 minutos, recoge el trabajo de 5 años en los astilleros Koyagi De Mitsubishi Heavy Industries, en Nagasaki. Es la primera vez que se documenta de principio a fin el proceso de fabricación de un trasatlántico de estas características.

Con 300 metros de eslora y un peso de 125.000 toneladas, el AIDAprima no es el barco más grande construido por el ser humano, pero esto no le resta espectacularidad.

Finalmente, el gigante acuático fue botado e inaugurado el pasado 7 de mayo durante el festival Hafengeburtstag de Hamburgo, atrayendo las miradas de todos los allí presentes.

Fuente: MK timelapse GmbH, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Insólito