La censura lleva acompañando a la historia de la humanidad desde sus inicios. Ya en la antigüedad, todo aquel mensaje que no fuese acorde con lo que las altas instituciones opinaban era lo correcto, procedía a ser sesgado y/o prohibido para que nadie pudiese verlo.

Hoy en día, en las redes sociales es donde se ve más explícitamente el alcance de la censura. Todos estos sitios webs tienen una lista con lo que está permitido publicar y con lo que no.

Si bien es compresible ciertos límites para mantener un orden, la mayoría de las veces estas normas son demasiado rígidas y moralistas. Poner la norma entre lo que se puede mostrar y lo que no, puede ser harto complicado y da lugar a prohibiciones inexplicables y ridículas.

En el caso de las campañas de prevención de cáncer de mama no iba a ser menos. Tienen un problema a la hora de mostrarse en las redes sociales. Los pezones y las tetas femeninas no están bien vistos en estos sitios, por lo que deben ingeniárselas para poder transmitir un mensaje sobre dichos miembros sin que estos se vean… Todo un reto, sin duda.

Pero quien hizo la ley hizo la trampa. La asociación argentina Macma se dedica a informar sobre el cáncer de mama y promover los autoexamenes para la detección temprana de esta enfermedad. En un alarde de imaginación, han encontrado la fórmula perfecta para informar de una manera correcta y eficaz, desafiando incluso a la censura.

La campaña informativa, a la que han bautizado como “TETAS X TETAS”, nos muestra correctamente cómo se debe hacer un autoexamen mamario. Probablemente una de las campañas publicitarias más ingeniosas que hemos visto en los últimos años.

Al final del artículo dejamos el vídeo para que lo veas al completo. Esta información, de vital importancia para la salud pública, puede ser compartida sin ningún tipo de problema en cualquier sitio de internet.

Fuente: Macma, Artículo por La Voz del Muro

Publicado en Salud