Primero comenzaron a advertirnos de los riesgos que tenía fumar mientras conducíamos, ya que sólo durante el tiempo que dedicábamos a encender un cigarrillo quitábamos la vista de la carretera durante cientos de metros de recorrido. Una distracción como esta alertó a las autoridades de la relación entre los accidentes de coche y las conductores que fumaban mientras.

Después se popularizó utilizar el teléfono para mandarse mensajes de texto con otras personas. Lo que también ponía en peligro la propia integridad del conductor del vehículo como la de sus acompañantes y otros protagonistas de la vía.

Pero conforme el tiempo ha ido pasando y se han hecho habituales las aplicaciones como Whatsapp, mucha gente chatea literalmente mientras conduce, dividiendo de manera constante su atención entre la conducción y el teléfono.

En este anuncio se recrea un hipotético momento previo a un accidente por escribir mientras conducimos.

Original: Tony Gentry por News Channel 6 y One Hour Optical

Publicado en Miscelánea