Ser padre es un trabajo a tiempo completo. Desde el día que nacen nuestros hijos hasta que se marchan de casa, solemos estar constantemente pendientes de ellos, por lo menos hasta que son mayores de edad. Lo cierto es que se convierten en el eje principal de nuestras vidas, por eso, cuando abandonan la residencia familiar, algunos padres sienten un vacío tremendo. Siempre hemos sabido que ese día tenía que llegar, pero dejarles marchar para que emprendan su nueva vida en solitario sigue siendo bastante duro.

Esto puede traducirse en menos quebraderos de cabeza con las comidas, menos ropa que lavar y planchar, etc. Sin embargo, la casa se queda tan vacía y tranquila que a veces nos sentimos un poco perdidos. Esta sensación es lo que se conoce como ‘síndrome del nido vacío’ y es un fenómeno bastante común. Si llegara a padecerse, la mejor cura es encontrar algo que nos mantenga ocupados.

Cuando se sienten de este modo, muchos padres se apuntan a clases de baile, mientras que otros dedican su tiempo a cuidar de los nietos o sobrinos. Sin embargo, cuando los hijos de M.J. Boyle se marcharon de casa, ella vertió todas sus ilusiones y esfuerzos en la construcción de una pequeña casa sobre ruedas a la que llamó ‘Mi nido vacío’:

Desde que era una niña, M.J. siempre se había sentido atraída por las cosas pequeñas y antiguas

mini_casa_1

Después de haberse inspirado en una hermosa casa de campo abandonada cerca de su casa, comenzó a esbozar los planes para su propio hogar, al que bautizó como ‘Mi nido vacío’

mini_casa_2

El proyecto surgió como una manera de aliviar la soledad y el estrés provocados después de que sus hijos abandonaran la residencia familiar

mini_casa_3

La construcción de la nueva casa dio a M.J. un nuevo propósito que cumplir. Los progresos en su nuevo proyecto le ayudarían a sentirse cada vez mejor, incluso en los días malos

mini_casa_4

“A pesar de que aún no teníamos calentador, pudimos disfrutar de la cena de Acción de Gracias en el nuevo comedor. Incluso fabriqué una pequeña mesa lo suficientemente grande para dos comensales”, escribe M.J. en su blog

mini_casa_5

Cuando sus familiares y amigos visitaron la casa por primera vez, se quedaron alucinados y, viendo las fotos, no es difícil imaginar por qué

mini_casa_6

“No sé si otros se sentirán tan emocionados con sus mini casas, pero para mí ha sido la maravillosa consecuencia de un final agridulce”, comenta.

mini_casa_7

Toda la casa está llena de frases de aliento y sabiduría

mini_casa_8

De momento, M.J. no vive en la casa a tiempo completo, ya que aún sigue añadiendo mejoras y pequeños detalles

mini_casa_9

Ella espera que la casa se convierta en un lugar donde el amor y la amistad puedan prosperar

mini_casa_10

Cuando se refiere a su casa, comenta: “me ha ayudado a darme cuenta de que no importa dónde estén mis hijos. Incluso si soy la única ocupante oficial, nunca estará realmente vacía”

mini_casa_11

Vía: Wimp

Publicado en Hogar