Hasta hace poco más de dos meses, los trabajadores de la empresa Pegatron, una corporación contratada por Apple para la fabricación de sus productos, vivían en unas condiciones demenciales que merece la pena relatar. Toda la plantilla habitaba un complejo donde se fabricaban en masa los modelos 6 y 6S de iPhone.

Según el Daily Mail, unos 6.000 empleados vivían en los edificios de la empresa durante el tiempo de producción del smartphone de Apple. A unos 1.000 de ellos se les dijo que no volvieran después de las vacaciones del Año Nuevo Chino, mientras que otros fueron trasladados a los dormitorios del complejo principal de la fábrica.

Casi todos los trabajadores eran emigrantes provenientes de las provincias más pobres de China, quienes vivían todo el año en sus sombríos dormitorios. Daily Mail visitó las habitaciones de Kangqiao Road East, en las afueras de Shanghai, donde vivían los trabajadores de Pegatron y que estuvieron en uso hasta febrero. Actualmente se han suspendido las actividades en cuatro de los bloques.

apple_12

apple_13

apple_17

apple_11

apple_10

El éxodo de los edificios de Pegatron en Kangqiao ofrece una visión triste y alarmante de las austeras condiciones de vida de sus trabajadores, quienes trabajan turnos de hasta 12 horas. Recientemente, Apple y Pegatron han permitido el acceso a las cámaras en la fábrica del iPhone en Shanghai, en respuesta a las acusaciones de su personal.

apple_9

apple_18

apple_1

apple_4

apple_2

Sin embargo, el reportaje no incluía acceso a los dormitorios donde convivían hacinados miles de empleados de la fábrica, que pagaba un sueldo base de algo menos de 360 dólares al mes por agotadoras semanas de seis días, pudiendo aumentar en unos 289 dólares si se trabajaban horas extra. Pero lo peor de todo es que los empleados tenían que pagar un alquiler por vivir allí. Tan solo por la litera, el descuento mensual en el salario era de casi 30 dólares.

Pegatron, que comparte la producción de iPhone con otro gigante de la electrónica de Taiwán, Foxconn, todavía emplea a más de 50.000 trabajadores emigrantes que viven en seis bloques de dormitorios enormes dentro de su complejo principal de la fábrica.

Pegatron se ha defendido de las acusaciones alegando que los dormitorios alcanzaron el pésimo estado que mostraron los periodistas después que el complejo fuera cerrado.

apple_3

apple_7

apple_8

apple_6

apple_20

Un miembro de la Patrulla de Trabajo en China, una organización que investiga las condiciones laborales deplorables, se infiltró en Pegatron y vivió durante diez días en el complejo.

Los dormitorios eran terribles. Había 12 trabajadores en cada una de las pequeñas habitaciones, sin baño y sin instalaciones para el lavado. Había cientos de trabajadores en cada piso, pero solo un cuarto de aseo y una sala de duchas por piso. Por la mañana, o al final de un día, los trabajadores tenían que hacer cola para usar los baños, así como para lavarse y ducharse“.

apple_21

apple_16

apple_15

apple_14

apple_5

El propio trabajador contaba que los baños estaban bastante sucios y que las duchas eran compartidas sin privacidad alguna.

No había ninguna forma de relajarse después de un duro día de trabajo, ni se nos daba ningún tipo de intimidad y dignidad como seres humanos. Cada día, muchos trabajadores dejaban sus puestos de trabajo. Sentían que era demasiado difícil seguir trabajando allí de aquella forma, con bajos salarios y pésimas condiciones de vida“.

Aunque informes de Apple sobre el código de conducta de sus proveedores -una serie de pautas que aseguran son más severas que los estándares de la industria y que cubren temas como derechos humanos y laborales, salud y seguridad, medio ambiente, ética y compromiso de gestión- siguen presentando diversas carencias, y las condiciones de trabajo en la mayoría de las plantas distan de ser las ideales, Apple se compromete a seguir aumentando los controles y a endurecer las reglas para no ser acusada de explotar la mano de obra barata en los países donde se fabrican sus productos.

Vía: Daily Mail

Publicado en Animales