Corea del Norte es una cápsula del tiempo cerrada a la humanidad. Es otro planeta que evoluciona de forma distinta al resto del mundo, una tierra incomunicada de la realidad cuyos habitantes son sometidos a continuos castigos bajo una de las peores dictaduras de nuestro siglo.

Las leyes en Corea del Norte son tan absurdas como su líder. Controlan la vestimenta, el corte de pelo, la muestra de las emociones en público, etc. Un lugar similar al que se describía en la novela de ciencia ficción 1984.

Grabar con cámara oculta en Corea del norte es casi imposible, ya que los extranjeros son vigilados y acompañados por miembros del gobierno durante su “visita guiada” (no se les deja libertad para viajar) y a los residentes se les controla. Se conocen campos de trabajo donde los disidentes y desobedientes del régimen son llevados y sometidos a torturas. Algunos testimonios describen situaciones que no estamos preparados para escuchar.

Algo tan sencillo como vestir pantalones puede acarrearte un problema.

Original: Channel4

Publicado en Miscelánea