Europa se ha convertido en el escenario del mayor éxodo desde la II Guerra Mundial. Cientos de miles de personas se han visto obligadas a abandonar Siria, el lugar donde nacieron y su único hogar. Huyen despavoridos para escapar de una muerte y un autoritarismo seguro, dejando atrás todas sus posesiones, recuerdos y, lo peor de todo, personas a las que quieren y a las que les aguarda un futuro completamente incierto.

Ante ellos se alza un vasto desierto y decenas de fronteras cerradas, mientras las altas esferas políticas europeas debaten para intentar llegar a una solución que no les perjudique.

aslan-rose

De entre los cientos de miles de refugiados, no hemos podido evitar hacernos eco de la historia de Aslan, un joven damasceno de 17 años que recientemente ha llegado a la isla griega de Lesvos, en un viaje que ha supuesto 500 km caminando. Aunque Aslan ha dejado muchas cosas atrás, siempre ha llevado consigo a lo que más quiere: un precioso cachorro de husky siberiano llamado Rose, su fiel compañera de viaje y de vida.

Todos los que se han cruzado con el muchacho se han quedado muy sorprendidos con su historia y, cuando le preguntan por qué carga con un perro cuando podría llevar más cosas o viajar más cómodo, Aslan lo tiene claro: “Porque amo a mi perro”.

Fuente: United Nations High Commissioner for Refugees (UNHCR)
Vía: La Nube de Algodón

Publicado en Animales