La expresión “no sabe ni freír un huevo” se utiliza para referirse a aquellas personas a las que la cocina no se les da demasiado bien, pero la realidad es que freír un huevo no es tan fácil como parece. Implica romper el cascarón sin que se te caiga el contenido fuera, verter éste sobre una sartén sin que se mezcle con fragmentos rotos del cascarón evitando que se rompa la yema al caer, freírlo bien para que nada quede crudo y sacarlo de la sartén sin que se rompa. ¡Hay cosas mucho más sencillas en la cocina! Hacerse un bocadillo, hervir pasta, freír un filete, etc. por lo que no compartimos esta desafortunada expresión.

Si aun así, no eres capaz de freír un huevo, te dejamos 3 trucos que sacarán de un apuro a más de un estudiante. Eso si, no nos hacemos responsables de cocinas incendiadas.

Original: Chow

Publicado en Cocina